Un grupo de desconocidos ha instalado en la madrugada de este viernes una señal que imita a las de tráfico y recuerda los kilómetros que separan la localidad gerundense de Bordils de las cárceles en las que se encuentran presos los dirigentes del procés independentista.

La señal está ubicada en el kilómetro 26 de la C-66 y muestra una distancia de 675 kilómetros con Alcalá-Meco, 739 con Estremera y 743 con Soto del Real. El alcalde de Bordils, Albert Serrats, ha asegurado que el consistorio no tiene nada que ver con la iniciativa y que el ayuntamiento no ha recibido «quejas ni comentarios a favor».

El cartel incluye una referencia a una ficticia ‘Nacional 1714’, en referencia a la fecha mítica para el independentismo por la caída de Barcelona en la guerra de Sucesión. Junto a la señal hay también un lazo amarillo.