El expresidente de la Asamblea del Consejo de Europa y actual senador del PP, Pedro Agramunt, ha negado este miércoles todas las acusaciones que ha vertido sobre él una Comisión Independiente de la institución europea que investiga posible corrupción y ha asegurado que el informe son «219 páginas de mentiras», como los sobornos con prostitutas que según recoge, habría recibido: «Ojalá yo pudiera hacer esas cosas», ha comentado, en una entrevista con la Cadena SER.

«Eso es falso. Yo tengo una edad, me parece a mi que eso es una fantasía. Uno podría decir ‘ojalá yo pudiera hacer esas cosas’, pero uno ya no está para eso, para tener una vida en ese sentido. Es una acusación ridícula y sin pruebas», ha señalado.

Agramunt, que dice estar «muy enfadado y muy triste», atribuye el informe a que sus posiciones en la Asamblea «no seguían lo que era políticamente correcto» y se ha ganado enemigos, entre los que ha citado en particular a un diputado ucraniano que llegó a hacerle «chantaje» diciendo que tenía fotos suyas con mujeres. «Le dije, ‘mándamelas y se las enseño a mis amigos», ha apuntado.

Agramunt dice que las acusaciones son una campaña de George Soros contra él y contra Azerbaiyán

También ha citado a la Open Society Foundation que preside el millonario George Soros, como origen de lo que dice, es una «campaña» contra él y otros miembros del Consejo de Europa. Es una teoría que ha mantenido desde que el caso se diera a conocer en 2016. Agramunt y sus asesores aseguran que Soros tiene importantes intereses en Armenia, y que por motivos geopolíticos regionales promueve campañas contra Azerbaiyán. Señala asimismo a la Secretaría General del Consejo de Europa, que «quiere controlarlo todo» y en particular a los tres comisionados que firman el informe, contra quienes ha avanzado que tomará acciones legales.

Agramunt sostiene que cuenta con el apoyo de su partido y afirma que si bien no ha hablado con la secretaria General, María Dolores de Cospedal, sí lo ha hecho con el portavoz del Grupo Parlamentario Popular en el Senado, José Manuel Barreiro, y no va a dimitir. «No voy a entregar el escaño. No he hecho absolutamente nada ilegal y no hay reproche jurídico a mi actuación», ha sentenciado.

Las acusaciones: un lobbista de Bakú

La Comisión independiente que investiga casos de corrupción en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (APCE) reveló este lunes que tiene “fuertes sospechas” de que el ex presidente de la Asamblea, el senador del PP Pedro Agramunt, fue partícipe de “actividad de naturaleza corrupta”.

Este informe se retrotrae a la elección de Agramunt como presidente de la Asamblea, donde señala el papel jugado por Azerbaiyán: “Desempeñó un papel”, “incluso con financiación”. Además, la Comisión independiente asegura que existen numerosos ejemplos que indican que el senador ‘popular’ defendió los intereses azeríes a la hora de tomar decisiones en la Asamblea.

El informe también apunta a que “existen pruebas” de que Agramunt intervino borradores de informes del secretariado de la Asamblea para minimizar las críticas hacia las autoridades azeríes y está también probado que actuó contra el código de conducta al desvelar un borrador al representante de Azerbaiyán en la Asamblea, Samad Seyidov, del que recibió “instrucciones” con respecto al informe.