Es uno de los emblemas de la profesión en Cataluña. Su sede, con el mural de Mirò plantando cara a la Catedral de Barcelona, es toda una declaración de intenciones. Pero el Colegio de Arquitectos de Cataluña (COAC) ha dejado ser impulso de la profesión para convertirse en caja de resonancia, una más, del proceso independentista. Contra esto se ha rebelado un grupo de arquitectos que promueven una candidatura cuya primera premisa es recuperar la neutralidad del COAC, para que se centre en volver a ser uno de los colegios de arquitectos más importantes. Cuentan para ello con apoyos tan destacados como el de Oscar Tusquets, que hoy ha participado en la presentación de Arquitectos Unidos.

Todos los colegios profesionales catalanes se han resentido de la politización de sus cúpulas directivas -un objetivo que Jordi Pujol ya definió bien en 1990- y los tres más emblemáticos: el de Médicos, el de Abogados y el de Arquitectos, han sido los que más se han posicionado y más han sufrido la fractura interna provocada por ello. «El colegio es una maqueta del país» ha ironizado Tusquets en la presentación de la candidatura, «le pasa lo que le pasa a Cataluña, una minoría muy importante considera que son el país, en el Colegio y el país. Esto me parece muy mal».

El Colegio es una maqueta del país, ironiza Tusquets, no todos pensamos lo mismo, pero hacen ver que sí, y a los que no pensamos lo mismo nos llaman fachas»

Tusquets ha recordado sus tiempos en la junta del COAC, «cuando pusimos una gran senyera en la fachada del Colegio», pero ha dejado claro que «hacer política desde el Colegio en ese momento tenía sentido, hoy en dia no lo tiene». El arquitecto, pintor y escultor ha recordado que junto a su socio Lluís Clotet han legado su archivo al COAC porque sigue creyendo que cuenta con el mejor archivo y la mejor biblioteca sobre la profesión, pero ha reclamado que el COAC vuelva a centrarse en ese legado y no en apoyar el proceso independentista.

«Es importante que centremos la critica en tema muy concreto, hacer participar a todos los colegiados de decisiones que solo toman algunos. No todos pensamos lo mismo y es lo q pasa en el país, hacen ver que todos pensamos lo mismo y los que no pensamos lo mismo somos unos fachas».

El líder de la candidatura, Ricardo Gómez Val, ha avalado esta tesis y ha reclamado que la futura junte «no se meta en jardines» como el de sumarse al pacto nacional en apoyo del referéndum del 1-O, una decisión que este grupo recurrió ante los tribunales, que les dieron la razón. Y reconoce que desde que se lanzó la candidatura le han sorprendido las llamadas de apoyo no de otros arquitectos, sino de otros profesionales de colegiación obligatoria «que te preguntan cómo hemos lanzado la candidatura, porque están hartos de que sus colegios adopten posturas políticas que no los representan».