El Comité de Derechos y de Garantías del Partido Popular ha decidido abrir expediente informativo al senador Pedro Agramunt tras conocerse la decisión de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (APCE) de pedir que renuncie al acta de parlamentario por violar el código de conducta en su etapa de ponente sobre Azerbaiyán, donde supuestamente, fue sobornado hasta con prostitutas para emitir informes favorables al gobierno de este país. La misma petición ha hecho el Consejo al diputado del PDeCAT Jordi Xuclà como observador .

En todo caso, el comité de Derechos y de Garantías, presidido por el líder del PP de Castilla y León Alfonso Fernández Mañueco, queda a la espera de la audiencia a la que se someterá ante el Comité de Reglamento del Consejo de Europa, que tendrá lugar en mayo en París, según un comunicado de Génova.

Agramunt ha venido negando las acusaciones aunque su partido esperaba la resolución del Consejo de Europa, que ha salido adelante con 123 votos y nueve en contra, para actuar contra él. Antes de eso, el senador se había defendido de manera bastante chusca bromeando con que ya no tenía edad para ir de prostitutas. En una entrevista en la cadena SER respondió con un «ojalá» a si había sido sobornado de esa manera, para matizar a continuación que se refería a su capacidad sexual. “Yo tengo una edad. Ojalá yo pudiera hacer esas cosas. Pero ya no estamos para esos trotes”, dijo.

Estupor en el PP

Estas palabras provocaron estupor en las filas del PP y entre buena parte de sus propios compañeros de bancada, incluidas las parlamentarias populares, que, en cambio, no se animaron a elevar una protesta formal contra la actitud del senador. Histórico del PP, explicó en la misma entrevista radiofónica, ya en clave más seria, que las acusaciones de corrupción provenían de los contrarios al acercamiento con Putin. “Yo he estado siempre por el diálogo con Rusia, y hay otros países, los limítrofes, que utilizan la Asamblea como un campo de batalla”, se justificó.