ETA ha dado a conocer por carta que da por «terminados su ciclo histórico y su función, dando fin a su recorrido». En una misiva fechada el 16 de abril de este año, y remitida a diversas organizaciones, partidos y agentes sociales la banda terrorista, como previa al comunicado final que se espera para mañana, asegura que da por disuelta «completamente sus estructuras» y por finalizada «su iniciativa política».

La carta, avanzada por eldiario.es, continúa señalando que de este modo da por concluido el proceso que ETA inició en 2010 con la Declaración de Aiete en la que se comprometió a iniciar «un nuevo ciclo político». Aquella declaración fue la antesala para el desarme de la banda, que llegó sólo tres días después. En ella se instaba al Ejecutivo español y francés a adoptar medidas que facilitaran el regreso de los presos huidos y aliviara el horizonte penitenciario de sus presos. Afirma que el proceso de Aiete no se desarrolló como hubiera deseado, pese a que la organización terrorista sí asumió sus obligaciones. En este punto afirma que en ella «ETA le dio al pueblo sus armas y dejó en manos de la sociedad civil la responsabilidad de su desarme». Añade que ETA «se formó del pueblo y al pueblo vuelve» y presenta su decisión como una consecución hacia «la paz y la libertad e Euskal Herria».

La misiva, firmada hace ahora dos semanas, supone un avance de los términos en los que se producirá el comunicado final de mañana y que culminará con el encuentro de Cambo tras el que se dará por disuelta la banda terrorista. El escrito se elaboró después de cumplirse un año de su desarme el 8 de abril de 2017 en Bayona. Para mañana se espera que la organización criminal pueda hacer público un último comunicado a través de un vídeo que se podría difundir a través de algún medio internacional, previsiblemente la BBC.

Carta emitida por ETA. EFE

Carta emitida por ETA. EFE

ETA no hace referencias expresas a las víctimas que ha provocado con sus acciones terroristas ni incluye peticiones de perdón al conjunto de ellas. Tampoco hace alusiones a su posible colaboración en el esclarecimiento de los cientos de crímenes sin culpables.

La banda asegura que el «conflicto» con España persistirá, «no termina con el final del recorrido de ETA»

Señala que la decisión de cerrar el «ciclo histórico de 60 años» no supone superar «el conflicto que Euskal Herria mantienen con España y con Francia»: «El conflicto no comenzó con ETA y no termina con el final del recorrido de ETA», advierte.

Más aún, la banda afirma que la responsabilidad de lo ocurrido no es sólo suya. Asegura que a lo largo de su historia ha hecho «numerosos esfuerzos para encauzar por vías racionales el conflicto político». Se refiere así a los procesos de negociación llevados a cabo con los distintos gobiernos, así como las «conversaciones secretas» mantenidas y en las que se habrían presentado «numerosas propuestas». No oculta que «no hemos sido capaces de llegar a acuerdos» pero puntualiza que ello es una «responsabilidad compartida y ETA asume la parte que le corresponde». Añade que esa «falta de voluntad» y esas «oportunidades perdidas» son las que entre otras han provocado «el alargamiento del conflicto» y han multiplicado «el sufrimiento de las diferentes partes». También achaca  esa falta de acuerdos tras el cese de su actividad armada la demora en acordar su disolución.

Asegurar que reconoce el sufrimiento causado pero como una «consecuencia de su lucha». Apunta que los años de actividad de la organización terrorista han dejado  «heridas profundas y hay que darles la cura adecuada». Añade que algunas «todavía están sangrando porque el sufrimiento no es cosa del pasado». En la carta apela a la sociedad vasca para que no pierda la oportunidad que se abre «para cerrar definitivamente el ciclo del conflicto» y construya un futuro «entre todos». «No repitamos errores, no dejemos que los problemas se pudran. Eso no sería más que fuente de nuevos problemas», señala.

Concluye comprometiéndose en nombre de «los que hemos sido militantes de ETA» a empeñarse a construir un nuevo futuro «con la responsabilidad y honestidad de siempre».