No hay respiro para el hincha. El Real Madrid ha eliminado al Bayern de Múnich y está en su tercera final de Champions League consecutiva. La cuarta en cinco años. El árbitro pita el final y la inagotable angustia del partido se sustituye por otra: ¿Cómo llego a Kiev el sábado 26 de mayo? La UEFA designó a la capital de Ucrania como sede de la final de la Champions League 2017/2018 y, a diferencia de Lisboa, Milán o Cardiff, sedes de los últimos triunfos blancos, llegar no es sencillo.

Aún así, hay opciones para aquellos que consigan hacerse con una de las 17.000 entradas que la organización pondrá a disposición de ambos clubes:

Opción 1 – Vuelo a Kiev desde Madrid. A partir de 500 euros

Es la más obvia pero también la más inaccesible. Los buscadores echan humo y los aficionados se llevan una sorpresa desagradable: las conexiones Madrid-Kiev no son frecuentes y los pocos vuelos directos operados por Iberia y Ukranian Airlines ya están prácticamente agotados en todos los días previos y posteriores al partido.

Como es habitual en estas citas, probablemente se fleten vuelos chárter en las próximas semanas con paquete cerrado de vuelo+entrada. Si no, la única opción es hacer escala. Eso obliga a viajar el viernes para llegar a tiempo al partido. Las opciones pasan por hacer viajes de entre siete y diez horas con escala en Múnich, Zúrich o Praga. El precio actualmente ronda los 900 euros, regresando el domingo.

En estos momentos, la opción más económica viajando desde Madrid es la siguiente: volar el jueves y regresar el lunes. Todavía hay vuelos directos por menos de 700 euros (ida y vuelta), o con escalas por cerca de 500 euros.

Opción 2 – Vuelo a Kiev desde Barcelona o Valencia. A partir de 350 euros

Barcelona tiene un número de conexiones con Kiev muy similar al de Madrid. Desde allí, además, opera vuelos directos la compañía Vueling. Las opciones son más y más económicas.

Volando el viernes y regresando el domingo, existen multitud de rutas diferentes, todas alrededor de los 500 euros. Algunas con vuelo directo y otras con escala en Minsk (Bielorrusia) o Tiflis (Georgia). En estos últimos casos el tiempo total de viaje es de unas 10 horas.

Volando el jueves y regresando el domingo hay más opciones, directas y con escala. En este caso en Praga o Varsovia. Los tiempos de viaje son similares y el precio más bajo: de 350 euros para arriba, ida y vuelta. La misma situación se da volando el jueves y regresando el lunes.

Los precios, escalas y tiempos de viaje son muy similares volando desde cualquiera del resto de aeropuertos principales de España: Valencia, Bilbao o Málaga.

Opción 3- Lviv, Odessa y otros aeropuertos ucranianos. A partir de 300 euros

Si los vuelos a Kiev, como es previsible, se saturan, existen otras opciones para acceder por aire a Ucrania. Tanto Lviv (Leópolis, en la frontera con Polonia), como Odessa (en la costa del Mar Negro) como Jarkov (en el noreste, cerca de la frontera rusa) cuentan con aeropuertos internacionales. Todos estos vuelos deben realizarse con escala y su precio es semejante al del desplazamiento a Kiev: de 300 a euros hacia arriba, más el autobús o tren local.

En todos estos destinos cabe un posterior desplazamiento hasta la capital, de entre cinco y ocho horas. Desde los aeropuertos de Alicante y Valencia hay algún vuelo directo al pequeño aeródromo de Ivano-Frankivsk, al sur de Lviv.

Opción 4- Vuelo a Cracovia o Varsovia + tren. A partir de 150 euros

Es sin duda la opción más económica. Tanto Cracovia como Varsovia, en Polonia, están servidos por numerosas compañías con base en prácticamente todos los aeropuertos de España.

Actualmente, un vuelo de ida y vuelta a Cracovia o Varsovia en las fechas del partido está alrededor de los 100 euros. Trenes y autobuses conectan ambas ciudades con Kiev regularmente por unos 50 euros, ida y vuelta. El trayecto, eso sí, es largo: a partir de 10 horas. Por ello es recomendable ganar un día al viaje tanto por delante como, especialmente, por detrás.

En páginas como Rome2RioOmioPolRail están disponibles las opciones de transporte entre estas ciudades. Otra posibilidad, de optar por esta opción, es alquilar un coche en Polonia, viajar con él a Ucrania y regresar de nuevo a Polonia para el vuelo de vuelta.

Opción 5- Vuelo a Chisinau (Moldavia). A partir de 150 euros

Una opción similar, aunque más engorrosa por las particularidades del país, es volar a Chisinau y desplazarse desde allí a Kiev (unas 8 horas). Desde Madrid los vuelos se realizan con escala en Estambul o Bucarest y cuestan unos 250 euros.

Desde Barcelona sí hay vuelos directos, tanto de Air Moldova como de WizzAir. Uno especialmente conveniente, en la madrugada del viernes al sábado, que llegaría a la capital moldava a las 5.20 de la mañana. Contando con el desplazamiento posterior, todavía sobraría tiempo antes del encuentro. Los vuelos directos de vuelta son, por lo general, los martes. El precio ronda los 200 euros más el desplazamiento posterior, aunque baja hasta los 150 euros si se amplían las fechas.