Ricardo González, el juez que emitió un voto particular en la sentencia por el caso de La Manada considerando que durante los abusos a la joven de 18 años en los San Fermines de 2016 hubo «jolgorio», ha aparecido por primera vez ante las cámaras agradeciendo «a los que me han dado apoyo».

El magistrado no ha querido polemizar sobre las palabras del ministro de Justicia, Rafael Catalá, que aseguraba tras conocer el voto particular del juez que tenía «todos saben que tiene un problema y la labor del Consejo es ver si está en plenas facultades para ejercer su labor». Aunque fue preguntado en varias ocasiones por el problema del magistrado, Catalá se negó a aclarar sus palabras aunque recalcó que “todos saben ya que tiene algunos expedientes abiertos”.

Las palabras de Catalá no quedaron ahí, sino que añadió que “en España tenemos 5.500 jueces magníficos y muy profesionales. Pero como en todas las corporaciones, hay algunas personas con dificultades. Si en el Tribunal Superior de Justicia de Navarra conocían esta situación, debería haberse actuado preventivamente”.

González, que es la primera vez que aparece ante los medios en plena polémica por las declaraciones del ministro de Justicia, ha rechazado realizar cualquier tipo de comentario al respecto.»Sólo hablo en autos y sentencias», se ha limitado a decir.