Carles Puigdemont vuelve a ser el candidato a la presidencia de la Generalitat. JxCat ha vuelto a estirar los tiempos para fijarse un nuevo plazo, el del 14 de mayo, como fecha para intentar investir al ex presidente, por la vía de la investidura telemática abierta por la reforma de la ley de la Presidencia aprobada este viernes. Las dudas sobre la candidatura de Elsa Artadi, que ella misma ha frenado, han obligado a la formación independentista a aplazar de nuevo una decisión que desde hace semanas exigen sus socios.

El portavoz de la formación, Eduard Pujol, ha asegurado que no quieren nuevas elecciones, pero ha abogado por agotar la vía Puigdemont que en la práctica pone a Cataluña a las puertas de la repetición electoral. «Queremos aprovechar el nuevo terreno de juego que nos abre la reforma de la Ley de Presidencia, si pudiéramos marcar el calendario nos gustaría votar la investidura de Puigdemont, que es el president legítimo», ha afirmado Pujol tras casi cuatro horas de reunión.

JxCat obvia así que la reforma aprobada ayer va a ser recurrida ante el Tribunal Constitucional por el Gobierno, que ayer ya aprobó en Consejo de Ministros pedir el preceptivo informe del Consejo de Estado, un trámite que debería sustanciarse durante la próxima semana. El recurso del Gobierno ante el TC supone la suspensión automática de la norma, hasta que el Constiutcional falle sobre su constitucionalidad, lo que impedirá la investidura antes que se agote el plazo del 22 de mayo, fecha límite para la investidura antes de la convocatoria automática de elecciones.

Reto al Gobierno, y a sus socios de ERC

De hecho, Pujol ha asegurado que la pretensión de investir a distancia Puigdemont el 14 de mayo «abre una nueva ventana al diálogo» puesto que a su juicio se trata de una «invitación al Estado a rectificar». Rectificación que debería hacer tanto el Gobierno, no recurriendo la Ley de Presidencia, como el propio Constitucional, que ya admitió a trámite el recurso del ejecutivo contra una eventual investidura de Puigdemont y advirtió contra cualquier intento del Parlament de llevar a cabo una investidura telemática.

Si hace una semana Pujol afirmaba que no forzarán la desobediencia del Parlament para investir a Puigdemont, asumiendo así los límites impuestos por sus socios de Esquerra, que no quieren ampliar la lista de imputados por el procés, hoy ha lanzado una nueva pulla a los republicanos. «No queremos elecciones. Por nosotros no quedará, esperemos que todo el mundo esté a la altura» ha afirmado tras asegurar que «nos gustaría votar a Puigdemont el 14 de mayo». Una pretensión que pasa obligatoriamente porque la Mesa del Parlament desobedezca al Constitucional, volviendo a la dinámica de la anterior legislatura, que ha llevado a Carme Forcadell a prisión.

Pujol ha negado, además, que durante la reunión se haya hablado de candidatos alternativos. La opción es Puigdemont, ha insistido, y si «decae esta opción», el candidato debería ser Jordi Sánchez, número dos de la lista de JxCat en prisión, ha asegurado el portavoz independentista. Y sólo si Sánchez renuncia se plantearían, ha asegurado, el «plan D» que reclaman los dirigentes presos, la dirección del PDCat y sus socios de Esquerra.

Reunión previa con Artadi

Antes de la reunión con el grupo parlamentario Puigdemont y su número dos en Cataluña, Elsa Artadi, han mantenido un encuentro previo en otro punto de Berlín del que no ha trascendido el contenido, presumiblemente centrado en la opción de proponer a Artadi para la investidura. La portavoz de JxCat ha recibido en la última semana el aval oficial de todos los actores independentistas, pese a lo cual ha insistido en descartarse como candidata a la presidencia de la Generalitat.

Minutos antes de emprender viaje a Berlín, la propia Artadi ha evitado de nuevo hablar de la constitucion de gobierno que reclaman tanto desde ERC como del PDCat. «De la reunión de hoy debe salir un itinerario sobre cómo hacer república» ha insistido, «no sólo gobierno sí o no, también debemos reflexionar sobre un gobierno para hacer qué».

El tercer encuentro del grupo parlamentario de JxCat con su líder, Carles Puigdemont, en Berlín, ha llegado precedido además por la consulta organizada por la ANC entre sus bases para definir su postura ante la eventual investidura de un nuevo candidato a la presidencia de la Generalitat. Los socios de la Assemblea han avalado la apuesta de su presidenta, Elisenda Paluzie, por insistir en la investidura de Puigdemont, pero han rechazado la amenaza de una nueva convocatoria electoral que esgrimió Paluzie la semana pasada.