No será una cita amable para Mariano Rajoy. El presidente del Gobierno ha citado a las principales asociaciones de víctimas de ETA a una reunión en el Palacio de la Moncloa el próximo jueves. En el encuentro el Ejecutivo quiere escuchar a las asociaciones tras el final de ETA escenificado el pasado viernes en la localidad vascofrancesa de Cambo.

Lo que Rajoy escuche de los representantes de la mayor parte de las 857 víctimas mortales y miles de heridos provocados por la banda terrorista no será de su agrado. Las principales entidades de víctimas le harán saber sus críticas por el modo en el que ha actuado el Ejecutivo al que en gran medida acusan de no haber impedido un final que consideran injusto hacia las víctimas. “No es el final que nos merecíamos”, aseguraron algunas de las asociaciones en la presentación del manifiesto en favor de un esclarecimiento de todos los crímenes hecho la semana pasada.

Sin duda, otra de las cuestiones que le trasladarán serán sus reticencias a un cambio de la política penitenciaria en benficio de los etarras y sin contar con la opinión de las asociaciones de víctimas. Esta cuestión suscita posiciones diferenciadas entre las distintas asociaciones. En Francia, también el Ejecutivo galo celebró una reunión con las asociaciones de víctimas antes de iniciar el traslado de presos de ETA a cárceles cercanas a la frontera con Euskadi. Por el momento el país vecino ya ha acercado a una docena de presos.

El colectivo de víctimas mayoritario, la AVT se ha mostrado crítica por el modo en el que se ha actuado en el final de ETA, Así, la asociación ha cenido reclamando al Gobierno que terminé con el “paripé” en el que en su opinión ETA ha convertido su final. La AVT había reclamado al Ejecutivo que tomara la iniciativa para neutralizar lo que ha definido como una “campaña propagandística” de ETA. El principal reprpche de la AVT a Rajoy es haberle privado de “la foto de la derrota de ETA”.

Desde el Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco se asegura que le harán llegar a Rajoy su posición crítica por el modo en el que ha gestionado el final de ETA. “Nan dejado que sea ETA la que marque los tiempos e incluso han podido hacer la elección de quién debía leer su comunicado final, un fugado de la Justicia”, asegura una portavoz de la asociación. Respecto a la política penitenciaria Covite asegura que exigirá a Rajoy que cualquier paso que se de se haga respetando la ley, “o lo que es lo mismo acercar sólo a aquellos que condenen la violencia y se desmarquen de ETA”.

Por su parte la Fundación de Víctimas del Terrorismo se recordará al Gobierno que “presuntos gestos de contricción” de los presos de la banda no deben “alterar en absoluto” el actual contexto legal, judicial y penitenciario. Insistirán en que las víctimas no admitirán que los etarras encuentren ahora “atajos” para eludir sus responsabilidades y no cumplir “las consecuencias que que nuestro ordenamiento jurídico prevé como respuesta a sus actos”: “No se puede, ni se debe dejar de aplicar la ley”. En este punto insistirán en que se debe presionar a los presos de ETA a que colaboren en el esclarecimiento de los cientos de crímenes sin resolver.