El Pleno del Tribunal Constitucional (TC) ha decidido por unanimidad admitir a trámite el recurso de amparo presentado por el PP de Cataluña contra los acuerdos de la Mesa del Parlament en los que se admite la delegación de voto de los diputados Carles Puigdemont y Antoni Comín. Se trata de una providencia en la que el TC resuelve en el mismo sentido que la dictada el pasado lunes respecto al recurso de Ciudadanos.

En la misma acuerda dirigir comunicación al Parlament de Cataluña para que en un plazo que no exceda de diez días remita certificación de los acuerdos requeridos de la Mesa y emplaza a quienes sean parte en el procedimiento. La providencia argumenta que “el recurso plantea un problema que afecta a una faceta de un derecho fundamental susceptible de amparo sobre el que no hay doctrina de este tribunal”.

Añade que “el asunto suscitado trasciende del caso concreto al plantear una cuestión jurídica relevante que tiene, además, unas consecuencias políticas generales”. Exactamente igual que en el caso de Ciudadanos, el Pleno “no aprecia la urgencia excepcional a la que se refiere el artículo 56.6 de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional de adoptar medidas cautelarísimas” como podría ser anular los votos delegados.