Cs ganaría hoy las elecciones con 33-34 diputados, pero el independentismo lograría mantener la mayoría absoluta en el Parlament con 70-75 escaños, según una encuesta del Centre d’Estudis d’Opinió (CEO) de la Generalitat presentada este viernes por su director, Jordi Argelaguet.

El sondeo arroja que JxCat retrocedería a entre 30 y 32 diputados, ERC se situaría entre los 29-32, el PSC lograría entre 13 y 15, los comuns subirían hasta los 11, la CUP también experimentaría un crecimiento hasta los 11 y el PP se quedaría entre los 3 y 4 diputados. Se trata de una encuesta realizada a 1.500 catalanes, con un margen de error +-2,53% y elaborada del 7 al 27 de abril, es decir, en plenas negociaciones entre independentistas para desbloquear la legislatura en Catalunya e investir a un presidente.

Así, el sondeo augura que unas nuevas elecciones no modificarían el panorama político actual de manera sustancial: ahora mismo Cs ya es el primer partido con 34 escaños, y la mayoría independentista se sitúa en los 70 escaños: los 34 de JxCat, los 32 de ERC y los 4 de la CUP. El PSC tiene 17 diputados y sufriría «un cierto desgaste», ha apuntado Argelaguet, mientras que el PP se mantendría en sus peores registros recientes, y los comuns y la CUP serían los principales beneficiados ante unos nuevos comicios: los comuns pasarían de 8 a 11 y la CUP de 4 a 11.

Para la mayoría independentista sí habría un cambio relevante: el crecimiento de la CUP daría a los anticapitalistas una mayor incidencia en la mayoría que forman con JxCat y ERC y, por ejemplo, su abstención no valdría para la investidura de un presidente como sí vale ahora.

Fuga de votos masiva del PP a Ciudadanos

La encuesta mide la fidelidad de voto que tienen todos los partidos y arroja que el PP tiene problemas para retener a sus votantes: un 20,4% de la ciudadanía que dice que votó a los populares en las últimas catalanas ahora apostaría por Cs.

También detecta problemas de fidelidad de voto en JxCat, ya que un 9,3% de sus votantes dicen que ahora votarían a ERC y un 7,1 a la CUP; ERC tendría fugas hacia la CUP de un 6,2% de sus electores y del 5,2% a JxCat; y el PSC vería como un 6,4% de sus votantes apostaría ahora por los comuns. El sondeo también estima que en unas nuevas elecciones catalanas habría un 68% de participación, lejos del récord del 80% de los últimos comicios al Parlament, en diciembre de 2017.

Argelaguet ha apuntado que el sondeo da a ERC un 19,8% en ‘intención directa de voto’, pero cuando esto se transforma en ‘estimación de voto’, esta cifra se queda en el 20,5%; en el caso de Cs, la diferencia es aún mayor: en intención directa tiene un 10,7% y en estimación un 24,5%.

El proceso por el cual se traduce la intención directa con la estimación se conoce como ‘la cocina’ de la encuesta, y se debe fundamentalmente a que hay que ponderar los datos porque no todos los partidos tienen el mismo nivel de implantación territorial y la ley electoral beneficia a unos partidos y perjudica a otros, ha explicado Argelaguet.