El frontón de la localidad guipuzcoana de Hernani apareció ayer con una larga pintada en contra de varias víctimas de ETA y de dirigentes y cargos del PSE. La misma iba encabezada por el anagrama de ETA y acompañada de un “Gora ETA”. En una de las paredes del frontón se puede leer “Pagaza, Ordoñez, izorraitz (sangriento) a comer porras y pollas”. En la pared principal del frontón también figuran los nombres de dirigentes políticos acompañados de símbolos a modo de mira telescópica: “Itxaso, Mendia, Ares, López Cabacas inpunidad? PSOE” (sic).

La pintada se dirige contra dos de las voces más activas del colectivo de víctimas, la presidenta del Colectivo de Víctimas del Terrorismo en el País Vasco (COVITE), Consuelo Ordóñez, hermana de quien fuera concejal del PP en San Sebastián, Gregorio Ordóñez, asesinado por ETA. Los autores de la amenaza también la dirigen contra Maite Pagazaurtundua, quien junto a Ordóñez y otro representantes del colectivo de víctimas en Euskadi, como Fernando Savater, se han mostrado más críticas por el modo en el que se ha escenificado el final de ETA.

La amenaza también se dirige contra varios dirigentes del PSE vasco, como la secretaria general Idoia Mendia y el histórico miembros del socialismo vasco, el ex consejero de Interior, Rodolfo Ares y el ex lehendakari, Patxi López. Contra ellos se arremete por el incidente ocurrido hace seis años en Bilbao tras el partido Athletic-Schalke 05 y durante el cual falleció el aficionado rojiblanco, Iñigo Cabacas, en el transcurso de una intervención de los servicios antidisturbios de la Ertzaintza. Sucesos por los que la izquierda abertzale siempre ha se ha movilizado para que se procesara a altos cargos de la Policía Autonómica vasca, entonces bajo las ordenes del Gobierno de Patxi López.

La pintada también amenaza a “Itxaso”, si bien no se detalla si va dirigida contra el diputado foral de Cultura de Guipúzcoa, Denis Itxaso, o por el contrario contra la presidenta del PNV en Vizcaya, Itxaso Atutxa.

Estas nuevas pintadas se suman a las aparecidas en los días posteriores al acto de Cambo, en el País Vasco francés, y en el que ETA escenificó su final. En ellas se agradecía a la banda terrorista su acción durante caso 60 años de actividad terrorista.