Alberto Pérez de Vargas, director del Centro de Estudios Cardenal Cisneros entre 2005 y 2013, ha asegurado en un entrevista al diario El Mundo que Pablo Casado  “apareció por el Cisneros de la mano de Esperanza Aguirre”.  “Hombre, cuídame a este chico, que tengo mucho interés”, afirma que le dijo la ex presidenta de la Comunidad de Madrid.

Tal y como asegura Pérez de Vargas, Casado acudió a este centro porque le quedaban varias asignaturas para acabar Derecho. “Debió de atascársele Icade, que suele suceder”. Además, ha añadido que “las llamadas de la presidenta de la Comunidad eran frecuentes. ‘Que a ver qué haces con este muchacho, que tiene que acabar'”, le decía.

“Yo pude decirle a los profesores, ahí lo tenéis. Luego, lo que hagan ellos, pues ya no es inmoral. A lo más que pueden llegar es a, en vez de ponerle un seis, ponerle un siete. O si está dudoso entre aprobar o suspender, lo apruebo. Pero es a lo más que se puede llegar”, ha asegurado.

“Lo que sí hubo fueron facilidades. Si al profesor de turno le dio la gana de aprobarle sin examen, adiós muy buenas. Irregularidad de que se forzara no, pero hubo mucho interés, eso es verdad. Te decían que no tenía tiempo, y él mismo decía: ‘Es que estoy muy liado'”, asegura el ex director, quien confirmó a El Mundo que él había sido designado por Aguirre. “A mí me nombró ella”.

El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, defendió este miércoles que “no había ninguna irregularidad” en su expediente y las informaciones publicadas que apuntan a sospechas sobre el modo en que obtuvo un título universitario se basan en “difamaciones anónimas sin pruebas”.

Pérez de Vargas ahora niega el trato de favor

Tras la publiación de la entrevista en El Mundo, el ex director del Centro de Estudios Cardenal Cisneros ha asegurado en Onda Cero que “no hay ninguna razón para sospechar que le aprobaran por un favor, que por otra parte es rarísimo en la Universidad, porque te puede caer mejor o peor y eso puede influir en tu forma de calificar, pero es muy difícil que alguien tergiverse la calificación de un alumno”.

No obstante, reconoce que “Casado era un muchacho prometedor para las filas del PP y tenía muy buenas amistades en la Comunidad de Madrid” y él, como director del Cisneros, era “consciente del interés que tenían” en la administración por él.

“El alumno llegó allí con dos profesores, me lo presentaron como secretario o presidente de Nuevas Generaciones del PP, estuvo en mi despacho, me explicó que venía de ICADE y que quería convalidar y me quería hacer llegar los programas para que yo se los hiciera llegar a los profesores”, ha señalado en declaraciones a la SER recogidas por Europa Press.

Pérez de Vargas ha reconocido que “eso no es habitual, salvo que sea el hijo de un amigo que te lo manda”. “Este era sin duda alguna un señor que venía naturalmente, de alguna forma cobijado o ayudado por las autoridades de la Comunidad, pero nada más que eso. No es que llegara con una carta de recomendación ni nada por el estilo”, ha comentado.