El Gobierno vasco tiene decidido que el tiempo apremia y que la oportunidad quizá no se repita. La inesperada llegada de Pedro Sánchez y el PSOE al Ejecutvo ha reactivado la reclamación en torno a las competencias pendientes en el Estatuto que la Administración Urkullu venía haciendo al PP de Mariano Rajoy sin mucho éxito. Hoy el portavoz del Ejecutivo, Josu Erkoreka ha llamado hoy a “reaccionar” ante lo que ha calificado como un “asedio” que desde el Ejecutivo central se viene perpetrando e los últimos años por parte del “poder central y el Tribunal Constitucional” para no cumplir de modo íntegro el Estatuto de Gernika. Ha afirmado que la actuación llevada a cabo por las instituciones del Estado en torno al “incumplimiento de la norma fundacional de nuestro autogobierno” se debe calificar de “muy grave”.

Durante un desayuno informativo celebrado esta mañana, el portavoz del Gobierno en Euskadi ha instado a la nueva Administración Sánchez a reconducir el camino iniciado en los últimos años y ante el que  “es preciso poner pie en pared y reaccionar”. “No podemos seguir así”.  Erkoreka ha reiterado que el pasado lunes conversó telefónicamente con la nueva ministra de Administración Territorial, Meritxell Batet, a la que le trasladó la necesidad de dar por cumplido de modo íntegro un Estatuto que data de 1979 y al que aún le restan 37 materias con ceder al País Vasco. ha calificado de “autogobierno inacabado y asediado” el que posee en estos momentos Euskadi y que confía que pueda ser reconducido pronto.

El portavoz del Gobierno de Urkullu ha subrayado que la cesión de las competencias de prisiones y del régimen económico de la Seguridad Social son las prioridades que no sólo incluyó el PNV en su programa de Gobierno sino que aceptó el PSE, con el que gobierna en coalición. Por ello, se ha mostrado optimista en que el Gobierno de Pedro Sánchez sea más sensible a la reclamación en torno al cumplimiento íntegro del autogobierno. Ha recordado que el pasado 12 de abril el Parlamento Vasco reclamó al Gobierno de Rajoy que en el plazo de 6 meses presentara un calendario y un plan de trabajo para abordar el desarrollo total del Estatuto, sin que transcurrido el plazo se haya dado paso alguno.