Un catamarán turístico en el que viajaban 48 personas, entre ellas ocho niños y tres tripulantes, se ha incendiado esta tarde en La Toja, en las cercanías de la localidad pontevedresa de O Grove y varios pasajeros han resultado heridos. El alcalde de O Grove, José Cacabelos, ha confirmado que hay dos heridos graves por quemaduras que han sido trasladados en helicóptero hasta el complejo hospitalario universitario de A Coruña. Además, otras tres personas heridas han sido derivadas al punto de atención continuada (PAC) de O Grove también por su estado grave.

Fuentes de Urgencias Médicas han señalado a Efe que ha movilizado dos helicópteros con base en Santiago y Ourense; tres ambulancias medicalizadas, trece asistenciales, seis convencionales y un vehículo de apoyo logístico, así como al equipo sanitario del PAC de O Grove.

 

El percance ocurrió sobre las cuatro y cuarto de esta tarde cuando la embarcación colisionó, por causas que aún se desconocen, contra una batea de mejillones y comenzó a arder.

Hasta el lugar se han desplazando ambulancias del 061 de las localidades de O Grove, Cambados, Vilagarcía de Arousa y Caldas de Reis, varias UVI móviles y un helicóptero medicalizado. En declaraciones a la Radio Galega, Cacabelos ha explicado que la embarcación fue «totalmente evacuada» y aunque reconoce que existe «mucha confusión» en el muelle de la localidad, no consta nadie como desaparecido.

Los servicios de emergencias, ha señalado el regidor, están atendiendo a heridos con quemaduras de diversa consideración y «ataques de ansiedad». El alcalde de O Grove ha agradecido la «colaboración» de numerosos marineros que, al ver el incendio, salieron con sus barcos para rescatar a las personas que se tiraron al mar para huir de las llamas.

En este rescate, además de las embarcaciones de Protección Civil o Salvamento Marítimo, han participado otras compañías de catamaranes turísticos que operan en la localidad.

En el puerto, ha añadido Cacabelos, al despliegue de las fuerzas y cuerpos de seguridad se han sumado médicos y enfermeros «que estaban de vacaciones» en el municipio y voluntarios que «están trayendo mantas, agua y bebidas» para atender a las víctimas. Todos los servicios de emergencias, ha dicho, están actuando «con mucha celeridad» y se ha habilitado el campo de fútbol para que pueda ser empleado por los helicópteros del 061.