Parece una película pero no lo es. Tres ciudadanos españoles se encuentran a esta hora en prisión preventiva en la isla africana de Santo Tomé y Príncipe, en el golfo de Guinea, acusados de participar en una intentona golpista que pretendía asesinar al primer ministro de la nación y secuestrar al presidente de la República y al del Parlamento. Junto a los tres españoles, calificados como “mercenarios” por las agencias locales, han sido detenidos dos ciudadanos del país, uno de ellos con experiencia paramilitar en Sudáfrica.

Según informa la agencia lusa STP, estas cinco personas habían diseñado una “operación terrorista” destinada a hacerse con el poder en el país. En el momento de su detención, que se produjo el día 3 de agosto según STP, les fueron requisadas armas de guerra, fusiles de asalto AK-47, granadas, machetes, prismáticos, gafas de visión nocturna y “uniformes extranjeros con distintivos nacionales”.

No se conocen las identidades de los tres detenidos españoles, aunque la embajada española en Gabón, que gestiona también las relaciones con Santo Tomé y Príncipe, ha realizado gestiones relativas a este incidente. En la isla, España cuenta con una cónsul honoraria que hasta el momento no ha visitado a los “mercenarios” en prisión, informa El Mundo.

A consecuencia de la intentona desarticulada, este viernes se ha reunido en Santo Tomé el Consejo Superior de Seguridad Nacional, por orden del presidente de la República, Evaristo Carvalho. Al término de la reunión, el primer ministro Patrice Trovoada ha asegurado que el Gobierno “garantizará la paz y la seguridad en todo el territorio”.

“Tenemos que ir al fondo de las implicaciones tanto nacionales como extranjeras para que Santo Tomé y Príncipe continúe su marcha tradicional, que es ser un país pacífico y democrático en el que nunca haya espacio para la criminalidad nacional ni internacional”, ha dicho Trovoada.

Los cinco acusados se encuentran bajo defensa de un equipo de cuatro abogados que han denunciado un trato contrario a los derechos humanos contra sus acusados. Según la agencia STP, el letrado que actúa en representación del consulado español ha denunciado que no se le ha permitido comunicarse con sus clientes para informar a sus familias “de la situación en la que se encuentran en Santo Tomé”.

Este medio ha tratado de ponerse en contacto con la delegación española en Libreville, sin éxito.

Santo Tomé y Príncipe está considerado como el microestado más grande del mundo. Antigua colonia portuguesa, consiguió su independencia el 12 de julio de 1975. Fue uno de los primeros países africanos en sumarse a la reforma democrática y desde 1990 elige a su presidente de la República mediante voto secreto y universal por un mandato de cinco años.