Política

Podemos sale de su letargo proponiendo al Gobierno un subidón de impuestos

Propone al Gobierno dejar atrás la austeridad renegociando el objetivo de déficit o poniendo en marcha de nuevas tasas

Pablo Echenique y Pablo Iglesias.

Pablo Echenique y Pablo Iglesias. EFE

Después de un tiempo de silencio, con escasa iniciativa en los asuntos públicos por la ausencia de sus dos líderes, Pablo Iglesias e Irene Montero, Unidos Podemos ha remitido al Gobierno una batería de propuestas, recogidas en el documento Dejar atrás la austeridad, que tendrían que ser adoptadas para que el grupo apoye la nueva senda de estabilidad, entre las que figura renegociar el objetivo de déficit o la puesta en marcha de nuevos impuestos.

En el documento, Unidos Podemos propone al Gobierno renegociar el objetivo de déficit del próximo año para situarlo por encima del 1,8 % del PIB acordado con Bruselas -aunque podría reducirse al 1,3 % si finalmente el Congreso no aprueba la senda-, al considerar que cumplir esa meta implicaría realizar ajustes.

Loader Loading...
EAD Logo Taking too long?

Reload Reload document
| Open Open in new tab

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ya ha descartado en varias ocasiones esta opción, al considerar que no puede adoptarse un mayor margen del que permite Bruselas.

Unidos Podemos también reclama derogar la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera porque da prioridad al pago de la deuda sobre otras inversiones y concede poder de veto al Senado a la hora de votar los objetivos de déficit.

El grupo aboga por un «suelo de ingresos» en lugar de un techo de gasto, para lo que propone una serie de medidas de ingresos con el objetivo de que «los que más tienen contribuyan con una mayor generosidad al sostenimiento de los servicios públicos».

Entre otras medidas, plantea un impuesto a la banca, un tipo mínimo efectivo de sociedades del 15 % -ambas opciones ya anunciadas por el Gobierno-, un impuesto de solidaridad de las grandes fortunas, eliminación de las sociedades de inversión de capital variable (sicav), supresión de las deducciones fiscales de los planes de pensiones privados o incremento del tipo marginal del IRPF en los tramos más altos.

Para mejorar los ingresos de la Seguridad Social abogan por anticipar el incremento del salario mínimo interprofesional a 1.000 euros, que los autónomos coticen en relación con los ingresos, luchar contra el fraude en cotizaciones, destopar la base máxima de cotización o eliminar bonificaciones.

También exigen derogar las leyes que reformaron la sanidad -que implicó los copagos farmacéuticos para pensionistas-, la educación -que redujo las becas y permitió la subida de tasas universitarias- y de fomento de la competitividad -que supuso la «práctica destrucción» del sistema de dependencia-.

Asimismo, piden la derogación de parte del real decreto que redujo la prestación por desempleo y empeoró las condiciones de los contratos a tiempo parcial.

Con respecto a los ayuntamientos, reclama relajar la regla de gasto -que impide incrementar el gasto por encima de una determinada referencia- para los saneados, suprimir las restricciones a las tasas de reposición y la compensación «inmediata» por el cambio legal en el impuesto de la plusvalía, que ya no puede aplicarse a las ventas de viviendas a pérdidas.

La nueva senda de estabilidad

Unidos Podemos exige la adopción de «al menos, la mayoría» de estas medidas para plantearse apoyar la nueva senda de estabilidad presupuestaria para el periodo 2019-2021, que previsiblemente aprobará el Consejo de Ministros del 24 de agosto.

Esta, según la ministra de Hacienda, será igual a la que fue rechazada en el Congreso a finales de julio, es decir, que situará los objetivos de déficit en el 1,8 %, el 1,1 % y el 0,4 % del PIB para 2019, 2020 y 2021, por encima del 1,3 %, el 0,5 % y el superávit pactado por el Ejecutivo anterior.

Las medidas recogidas en este documento permitirían avanzar hacia una eventual negociación de los Presupuestos de 2019, aclara Unidos Podemos, en el que reclamarán, entre otras cuestiones, revalorizar las pensiones conforme a la inflación, derogar el factor de sostenibilidad, equiparar los permisos de paternidad y maternidad o financiar el Pacto de Estado contra la violencia de género.

También rescatar la sanidad, la educación y el sistema público de dependencia, garantizar el acceso a la vivienda en alquiler a precios asequibles, crear un plan nacional de eficiencia energética o un plan nacional contra la corrupción.

La respuesta del Gobierno

El Gobierno ha respondido a Podemos que su propuesta de senda de estabilidad permite cumplir los «compromisos tanto con Europa como con los ciudadanos españoles» después de que este partido haya reclamado la adopción de una batería de medidas para negociar su apoyo al nuevo déficit.

El Gobierno es «responsable y razonable» y su propuesta «permite mantener esos compromisos con Europa y al mismo tiempo reconstruir el Estado de bienestar», han indicado a Efe fuentes de la Moncloa.

«El Gobierno de Pedro Sánchez cumple con Europa con una senda que permite mantener la estabilidad presupuestaria pero también reconstruir un Estado de bienestar destruido por la derecha y acortar las enormes desigualdades sociales que aquellos recortes provocaron», argumentan desde Moncloa.

La nueva senda de estabilidad «garantiza más recursos para las políticas sociales que quiere poner en marcha el Gobierno» con el objetivo de ampliar los derechos, impulsar la competitividad y recuperar la confianza de la ciudadanía.

Asimismo, apuntan que algunas de las medidas propuestas por Unidos Podemos son cuestiones en las que ya trabaja el Ejecutivo, como podrían ser el futuro impuesto a la banca o el establecimiento de un tipo efectivo mínimo del impuesto de sociedades del 15 %.

La nueva senda de estabilidad pactada entre el Gobierno y Bruselas -que flexibiliza los objetivos de déficit hasta el 1,8 %, el 1,1 % y el 0,4 % del PIB para 2019, 2020 y 2021, por encima del 1,3 %, el 0,5 % y el superávit del 0,1 % pactado por el Ejecutivo anterior- fue rechazada a finales de julio en el Congreso de los Diputados, donde solo contó con el apoyo de PSOE y PNV.

Comentar ()