El presidente de ERC y exvicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, en prisión preventiva desde otoño de 2017, ha asegurado que no es partidario de un adelanto electoral y ha pedido al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que concrete su propuesta para Cataluña. «Si no, es humo», ha advertido.

En una entrevista desde la cárcel de Lledoners publicada en El Periódico, Junqueras ha valorado la idea de un referéndum sobre el autogobierno que lanzó Sánchez: «Tiene derecho a proponer lo que quiera. Nosotros también. En todo caso, que lo concrete. Si no, es humo».

Como alternativa a avanzar las elecciones catalanas, Junqueras aboga por «continuar trabajando para demostrar que un estado independiente es la mejor solución para el progreso» de los catalanes, y ha llamado a mantener la centralidad del independentismo.

Mantener la «centralidad»

Así, defiende que para ampliar el apoyo social al soberanismo es necesario «ganar una centralidad lo más amplia posible, hacer un discurso de mayorías y no caer en las trampas de los que quieren fragmentar el país», a la vez que gobernar eficientemente.

«La cárcel es dura», lamenta Junqueras. «Pero no somos los primeros que sufrimos una situación injusta por defender unos planteamientos que consideramos plenamente democráticos. A la pregunta de si confía salir en breve, responde «ojalá». «Pero ni hemos tenido una instrucción justa ni tendremos un juicio justo», agrega.

«Nadie más que ellos en Europa ve un delito de rebelión», ha afirmado sobre la actitud del Gobierno y la Justicia en España. «Y la malversación… el propio Cristóbal Montoro dijo que no se había gastado ni un euro público».

«Suerte» a los posconvergentes

El líder de ERC deja sin embargo espacio para el optimismo. «Sería miope», asegura, «que Sánchez cometiera los mismos errores que Mariano Rajoy y no se tomara en serio las demandas de una mayoría parlamentaria y social de la ciudadanía catalana».

Sobre los intentos de Puigdemont y su equipo por relanzar la antigua marca de Convergència, Junqueras opina que «el espacio posconvergente tiene todo el derecho y la necesidad de hacer una refundación exitosa. Suerte y aciertos». «La situación de ERC es otra», objeta. «ERC quiere ser el gran partido de la izquierda central y progresista que aspira a que Catalunya sea más justa y digna y que para ello hay que tener un estado independiente. Y quiere sumar al proyecto toda la gente que se sintió interpelada el 3 de octubre, que era más que la del 1-O».