«Nuestro Govern se ha comprometido a hacer efectiva la república». El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha concluido su mensaje institucional de la Diada echando por tierra todas las llamadas de Oriol Junqueras al posibilismo. El presidente catalán ha tejido un discurso breve pero lleno de la épica patriótica que tan bien supo manejar en su lugar Carles Puigdemont para animar a los catalanes a participar en el referéndum ilegal del 1 de Octubre. Torra quiere una participación masiva en la manifestación de mañana y ha pronunciado un breve discurso destinado a disolver las dudas de los sectores independentistas más radicales, a los que Esquerra ha ofendido en los últimos días hablando de «independentismo mágico» y recordando que no existe una mayoría suficiente para la secesión unilateral de España.

Torra ha apelado hoy a la «república compartida» y ha asegurado que la implementarán «por los presos políticos, los exiliados y todos aquellos que son perseguidos por defender la libertad de Cataluña y por haber dado la palabra al pueblo» el 1-O. Un pueblo que en su opinión «se siente libre» y «ha decidido ser soberano de su destino».

En la línea de los últimos días, el president ha evitado cualquier concreción sobre cómo piensa hacer efectiva esa república que en el imaginario independentista se proclamó el 27 de octubre de 2017 con el aval de las urnas del 1-O. Pero ha vuelto a situarla como objetivo a corto plazo, al ligarla a su gobierno y por tanto a una legislatura que todos los actores políticos catalanes prevén corta.

El presidente catalán ha dejado a un lado las ofertas de pacto en base a un referéndum legal y acordado que desde la conferencia del pasado martes han sido el eje de sus intervenciones, un eje pactado con Esquerra, que busca insistentemente rebajar la confrontación con el Gobierno. En el mensaje de esta noche, Torra ha apelado a la resistencia de Barcelona al asedio de las tropas borbónicas en 1714 para advertir que, como entonces «debemos decidir si ante las injusticias, las amenazas, el miedo, la violencia, las prisiones y el exilio nos conformamos o resistimos y avanzamos».

Torra corrige a Junqueras, quien hoy ha asegurado que no «hay atajos» a la independencia sin pasar por un referéndum acordado

Lo ha hecho el mismo día en el que TV3 emitía una entrevista al ex vicepresidente de la Generalitat y líder de ERC, en la que Oriol Junqueras ha advertido de que «no hay atajos» a la independencia sin un referéndum legal y acordado con el Estado. Dos días antes, el portavoz de Esquerra en el Congreso, Gabriel Rufián, reconocía en la misma emisora que «hay que intentar pinchar la burbuja del independentismo mágico» y afrontar la realidad.

Una percepción que parece estar en las antípodas del discurso pronunciado hoy por Torra, en el que el president ha defendido el asedio de 1714 como «la obra verdaderamente del pueblo», decidido a su juicio a «defender hasta las últimas consecuencias uno de los sistemas constitucionales y parlamentarios más antiguos de Europa, el catalán, que en 1713 ya contaba cinco siglos».

Torra ha asegurado que «no abandonaremos nunca las banderas del diálogo, la paz y la palabra. La palabra y el voto son nuestras únicas herramientas» pero también ha animado a los catalanes a alzarse en un «combate democrático y pacífico por los derechos civiles, sociales y nacionales» para concluir que ese es el pacto por la convivencia, «porque convivir significa vivir unos con otros y no unos debajo de los otros».