Francia ha rechazado todas las peticiones de traslado a prisiones cercanas al País Vasco que han hecho los presos que han integrado la cúpula militar de ETA. En total, han sido denegadas más de una veintena de peticiones presentadas por los reclusos.

El Ministerio de Justicia galo considera que los miembros de la dirección de ETA no reúnen las condiciones exigidas para acogerse a los acercamientos que lleva aplicando desde comienzos de año y que hasta ahora han beneficiado a una veintena de etarras. La negativa a acercar a estos presos responde a que todos ellos o cumplen condena por delito de sangre o tienen causas pendientes con la Justicia española.

En la lista de dirigentes de ETA encarcelados en Francia y que no se beneficiarán del cambio de política penitenciaria del Gobierno Macrón figuran nombres como los de Garikoitz Azpiazu, alias ‘Txeroki’, Mikel Albusu ‘Antza’ o Mikel Carrera Sarobe –condenado a cadena perpetua por el asesinato del gendarme Jean-Segre Nerin, última víctima de ETA. En la lista de dirigente de ETA que han solicitado ser acercados a una prisión próxima a la frontera también figura Soledad Iparragirre, ‘Anboto’, –quien puso voz junto a ‘Josu Ternera’ al comunicado de disolución de ETA- o algunos de los protagonistas del vídeo de fin de actividad armada de ETA en octubre de 2011, como es el caso de David Pla e Iratxe Sorzabal, así como dirigentes militares de la organización terrorista de menor peso como Aitzol Iriondo o Izaskun Isaka.

Históricos dirigentes como ‘Txeroki’, ‘Antza’ o ‘Anboto’, entre los presos a los que se ha negado el traslado

Actualmente cerca de medio centenar de reclusos de la organización terrorista cumple condena en Francia. De modo individualizado todos y cada uno de ellos han solicitado acogerse a la medida anunciada por el Ejecutivo galo. Los presos de ETA habían reclamado en sus peticiones ser acercados a las prisiones de Bayona y Pau, las más cercanas a Euskadi, pero en todos los casos el Ministerio de Justicia lo ha rechazado y ha optado por centros penitenciarios algo más alejados del País Vasco francés, como Mont de Marssan y Lannemezman.

Nuevos acercamientos

La veintena de acercamientos llevados a cabo hasta el momento está previsto que se amplíe. El Ministerio de Justicia está analizando la situación de nuevos reclusos de ETA a los que acercará probablemente en las próximas semanas.

Entre los criterios que se están aplicando, y a los que ya se comprometieron las autoridades penitenciarias, figuran las de no ser autor material de ningún delito de sangre ni tener causas pendientes, además de mantener un buen comportamiento en prisión. Así, incluso entre los presos de ETA que ya han sido acercados para terminar de cumplir la condena en Mont de Marssan y Lannemezman se ha reforzado la vigilancia sobre ellos para verificar que no incurren en comportamientos conflictivo dentro de la cárcel. Se les ha advertido incluso de que en caso de detectarse una actitud inadecuada se tomarán medidas para retomar su traslado a una prisión más alejada.

Todos los reclusos habían solicitado cumplir la condena en las cárceles de Pau y Bayona. Francia lo ha rechazado.

El pasado lunes una delegación del Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco viajó hasta París para reunirse con la magistrada Helene Davo, directora adjunta del gabinete de la ministra de Justicia, Nicole Belloubet. La cita se celebró para informar al colectivo de víctimas sobre el desarrollo del plan de acercamiento de presos llevado a cabo y despejar las dudas que sobre el cumplimiento de las “líneas rojas” que debían guiarlo había expresado el colectivo.

Encuentro “fructífero”

En la reunión Davo detalló los casos que se habían acercado y subrayó que al contrario de los que se había informado en algunos casos, los reclusos no eran autores materiales de delitos de sangre, si bien en algunos casos sí pudieron ser condenados como colaboradores necesarios. Se reafirmó en la intención del Ejecutivo francés de mantenerse firme en los límites de los delitos de sangre y las causas pendientes con la justicia española como barreras infranqueables para poder beneficiarse de un a cercamiento.

Covite se reunió el lunes con Helen Davo, quien ratificó las líneas rojas de carecer de los delitos de sangre y causas pendientes para ser acercado

Fuentes de Covite aseguran que el encuentro fue “fructífero” y permitió tranquilizar a las víctimas sobre los criterios que se están aplicando. Considera que Francia está cumpliendo “las líneas rojas prometidas” y que así se comprometió a Davo a continuar.

Covite es una de las asociaciones de víctimas que en menor medida se ha opuesto a la posible modificación de la política de dispersión que tanto Francia como España aplican desde hace décadas a los presos de ETA. El colectivo vasco considera que acreditar el repudio de la violencia y no cumplir pena por deliro sed sangre ni tener causas pendientes son condiciones suficientes.