«Da miedo que una persona como Aznar ya nos dé por condenados, no tengo por qué no decirlo». La ex consejera de Gobernación de la Generalitat, Meritxell Borràs, ha sido clara en su diagnóstico sobre las opiniones respecto al proceso independentista que el ex presidente José Maria Aznar ha expresado en el Congreso. Borràs le ha recriminado que los dé por condenados, pero ha reconocido que «una persona con las influencias que tiene lo dé por hecho da escalofríos».

La ex consejera procesada también por su participación en los preparativos del referéndum del 1 de octubre se ha referido así al tenso debate mantenido por Aznar con el diputado de ERC Gabriel Rufián, en el que el ex presidente le ha espetado que pertenece a un partido de «golpistas». Aznar ha advertido además al portavoz republicano que sus compañeros están en prisión por cometer delitos «con violencia» por los que «están condenados».

Unas afirmaciones que han sembrado inquietud entre el colectivo de dirigentes independentistas procesados por el 1-O, como ha reconocido Borràs. Lo ha hecho en la presentación del libro «34 días de otoño y uno de primavera», el dietario del mes compartido en prisión con la también ex consejera Dolors Bassa.

Torra, protagonista inesperado

La presentación ha contado con la presencia inesperada del presidente de la Generalitat, Quim Torra, quien en plena campaña de reivindicación del 1-O ha reconocido que «no podía fallar», aunque ha abandonado el acto tras los primeros minutos para cumplir con su agenda oficial. «No olvidaremos el 1 de octubre, fue el día de la victoria» ha insistido el President para reivindicar un momento que el independentismo sigue defendiendo como «fundacional».

También estaba allí buena parte del Govern, tanto los ex convergentes liderados por su sucesor en Gobernación, Jordi Puigneró, Miquel Buch y Angels Chacón, como los republicanos Ester Capella, Josep Bargalló y Chakir El Homrani.

Y una muy nutrida representación de la antigua Convergencia -el padre de Borràs fue uno de los miembros fundadores- y el actual PDeCat, desde Xavier Trias, Salvador Esteve o Jaume Camps a Marc Solsona y Neus Munté. Todos ellos convocados en los próximos días seguirá la presentación del diario de prisión de Joaquim Forn, ex conseller de Interior en prisión junto a Oriol Junqueras, Raül Romeva, Jordi Turull, Josep Rull, Jordi Sánchez, Jordi Cuixart, Dolors Bassa y Carme Forcadell.

Más allá de las referencias a Aznar y a un juicio en el que ha reconocido no confiar, Borràs ha lamentado en la presentación del libro el «techo de cristal que existe también en prisión» en referencia al escaso protagonismo mediático que han tenido tanto ella como Bassa, mientras las referencias a Junqueras, los «Jordis» y los ex consellers son constantes.

«Solo se hablaba de dos prisiones, Soto del Real y Estremera, y de los consejeros. Las mujeres quedaron en el olvido también en esta situación, en las mujeres ni se piensa» ha lamentado Borràs, que ha reclamado más atención para Bassa, ex compañera de Govern y de celda con la que asegura haber tejido una fuerte amistad durante ese mes de prisión.

Borràs ha recordado también momentos clave de los meses posteriores a la proclamación de la independencia, el 27 de octubre, como cuando Carles Puigdemont les convocó en Bruselas por primera vez y tuvieron que decidir si volvían a España y se enfrentaban a la acción de la justicia o huían como el propio Puigdemont.

President, tú tienes todos los números, yo no», le dijo Borràs a Puigdemont antes de regresar a España

«President, tú tienes todos los números -para ser encarcelado- yo no los tengo todos» asegura Borras que le dijo a Puigdemont para explicarle su decisión de regresar, junto a Bassa y Joaquim Forn, quien desde entonces se encuentra en situación de prisión incondicional decretada por el Tribunal Supremo.

La siguiente decisión clave fue la de aceptar o no formar parte de las lista electoral de JxCat para las elecciones del 21D. «Si todos hablamos de que debe haber un relevo, hay que permitirlo» ha argumentado Borràs para explicar su decisión, en la que ha reconocido que tuvieron un papel determinante sus abogados, además de la familia.