Decenas de activistas de los CDR han tomado la delegación de la Generalitat en Girona para sustituir la bandera española por una estelada en la fachada principal del edificio. Una acción que se ha llevado a cabo sin intervención de los Mossos d’Esquadra que custodiaban el edificio, que han permitido el acceso al edificio de los independentistas supuestamente para evitar enfrentamientos.

 

La «toma» de la sede gubernamental se ha producido minutos después de que los CDR de la capital gerundense, los más activos de momento en la conmemoración del 1-O, abandonaran la estación del AVE en Girona. Los independentistas radicales han tomado las vías del tren de alta velocidad a primera hora de la mañana, impidiendo la circulación de trenes entre Barcelona y Figueras durante dos horas.

Además de los cortes del AVE, los CDR mantienen cortada también la autopista AP-7 a la altura de Vandellós en sentido Barcelona, provocando importantes retenciones en esta vía, en la que otra acción de los independentistas radicales ha consistido en levantar barreras en el peaje de Martorell.

En la capital catalana, los CDR han provocado un corte de tráfico en el acceso de Barcelona por la Diagonal, lo que también ha provocado importantes retenciones. Otra manifestación recorre el centro de la ciudad tras haber cortado el tráfico en Gran Via y Paseo de Gracia hasta Diagonal.

Arrimadas critica la inacción del Gobierno

La líder de la oposición en Cataluña, Inés Arrimadas, (C’s) ha criticado que el Gobierno no haga «nada» en Cataluña y le ha afeado al presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, que esté «en manos» del president de la Generalitat, Quim Torra, y de los CDR. En declaraciones en RNE, ha lamentado que un año después, tras los cortes de vías de comunicación por parte de grupos separatistas, el independentismo «no tienen problema en usar la violencia» y en «asediar» a los no separatistas.

«Y mientras el Govern anima a estos actos que influyen negativamente en el conjunto sociedad», ha lamentado Arrimadas, al tiempo que ha hecho hincapié en la débil respuesta, que a su juicio, propone el Gobierno de Pedro Sánchez. «Nosotros estaremos al pie del cañón defendiendo al resto de catalanes. Echamos de menos un Gobierno de España serio y que no esté en manos de Torra y de los CDR», ha argumentado.