El Pleno del Parlament ha votado en contra de la suspensión como diputados de Carles Puigdemont. Oriol Juqnueras, Jordi Sánchez, Raül Romeva, Josep Rull y Jordi Turull decretada por el juez instructor del 1-O, Pablo Llarena, el pasado 9 de julio, pero ha acordado su sustitución efectiva por diputados de sus respectivos grupos, tal como proponía en su auto el magistrado del Tribunal Supremo. Lo ha hecho sin el concurso de C’s y PP, que han abandonado el hemiciclo, ni el PSC, que no ha votado como gesto de rechazo al hecho de la que la cámara votara el complimiento o no de una resolución judicial firme.

La líder de C’s, Inés Arrimadas, ha confirmado además que su partido presentará una querella contra los miembros de la Mesa que acordaron derivar esta cuestión a la Comisión del Estatuto del Diputado, en vez de acatar la suspensión dictada por Llarena y habilitar la fórmula para que esta fuera temporal y no alterara las mayorías parlamentarias, como exponía el juez en su resolución. Los querellados serán presidente de la Cámara, Roger Torrent, y los también nacionalistas Josep Costa, Eusebi Campdepadrós y Adriana Delgado.

JxCat y ERC pactaron la semana pasada llevar al pleno un dictamen que en un primer punto somete a votación la suspensión de los diputados procesados por el TS -suspensión que ya había acordado Llarena- y en el segundo permitir que designen a sus sustituto de forma temporal. Una maniobra con la que el nuevo letrado mayor, Joan Ridao, asegura estar dando respuesta al auto de Llarena mientras los independentistas pueden mantener que no han sido suspendidos y que se ha salvaguardado la soberanía parlamentaria.

Una fórmula que no ha permitido cumplir con una de las exigencias de JxCat, que Carles Puigdemont conservara su acta de diputado, pero que permite desbloquear el funcionamiento ordinario del Parlament apenas tres horas antes de que de comienzo el Debate de Política General con el que Quim Torra debe abrir el curso parlamentario. El pleno no se había reunido desde que Torrent suspendió su última sesión de julio precisamente por la incapacidad de los dos partidos independentistas de pactar cómo hacer efectiva la suspensión de Puigdemont.

JxCat y ERC niegan la suspensión de Puigdemont, Junqueras y el resto de diputados procesados, pero no usan sus votos para rechazar la suspensión

Finalmente, esa suspensión y la del resto de diputados procesados ha sido rechazada formalmente por una mayoría absoluta de 71 diputados, los correspondientes a la mayoría independentista integrada por JxCat, ERC, la CUP, a la que se han sumado los comunes. Paradójicamente, ni JxCat y ni ERC se han atrevido a utilizar los seis votos suspendidos por Llarena.

La participación del partido de Ada Colau, CatEC, ha sido todavía más determinante para aprobar el segundo punto, el que habilita la sustitución efectiva de los suspendidos, que la CUP ha votado en contra denunciando que si se había rechazado la suspensión, no tiene sentido habilitar la sustitución. Una crítica que han secundado C’s, PSC y PP, exigiendo la votación conjunta de ambos puntos, a lo que Torrent se ha opuesto haciendo valer su poder como presidente del Parlament.

La portavoz de los comunes, Marta Ribas, ha defendido la postura de su grupo por su rechazo a la prisión incondicional impuesta por la justicia a los líderes del procés y por la necesidad de «desbloquear» el Parlament para reemprender su funcionamiento ordinario. Un argumento que le ha afeado el popular Santi Rodríguez, quien ha denunciado que el pleno de hoy ha sido una escenificación para que los independentistas puedan «salir a la calle diciendo a los suyos que no han suspendido» a los diputados presos «contando con la inestimable ayuda de los desatascadores de los independentistas».

Durante la votación se ha vivido además un nuevo enfrentamiento entre Torrent y los grupos de la oposición, que ha reclamado votar conjuntamente los dos puntos del dictamen porque el segundo deriva del primero. El secretario general del Parlament, Xavier Muro «ha dicho en la Mesa que (la sustitución) solo debe ser examinada por el pleno en caso de que se considere la suspensión de los diputados» le ha recordado el portavoz naranja Carlos Carrizosa. Torrent, sin embargo, ha impuesto su criterio, pese a que tanto el portavoz del PSC, Ferran Pedret, como el popular Rodríguez han negado que deba tener la última palabra si existe contradicción entre los dos puntos.