Más de 300 personas convocadas por Arran, la organización independentista afín a la CUP, se han concentrado a escasos metros de la manifestación del día de la Hispanidad en Barcelona, a su paseo por el céntrico Paseo de Gracia.

Entre fuertes medidas de seguridad, con un importante dispositivo de los antidisturbios de los Mossos d’Esquadra, los manifestantes antifascistas han llegado a los Jardines de Gracia, a apenas unos metros de la manifestación convocada por el movimiento cívico Espanya i Catalans.

Hasta el momento se mantiene la calma, aunque miembros de ambas marchas han protagonizado pequeños incidentes que no han pasado de los choques verbales gracias al despliegue de las fuerzas de seguridad.

Cartel de la convocatoria de Arran.

“Las calles siempre serán antifascistas”, “Barcelona será la tumba del fascismo” o “contra el fascismo ni un paso atrás” son algunos de los lemas que están gritando los participantes convocados por Arran, que de momento mantienen una actitud pacífica ante las autoridades.

Los agentes de la policía regional han instalado una zona de seguridad fuertemente guardada entre ambas concentraciones, con casi una decena de furgones de los Mossos y los agentes distribuidos formando una barrera para impedir el paso.

Desde las 11 de la mañana miles de personas marchan hasta Plaza Cataluña en defensa de la unidad de España, donde leerán un manifiesto y se realizarán los parlamentos. En la cabecera de la manifestación están representantes políticos como la líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, y los organizadores han cifrado la asistencia en 300.000 personas.