Política PRESENTACIÓN LIBRO PÓSTUMO DE OSWALDO PAYÁ

"Sánchez debería evaluar si quiere estar con los dictadores o con el pueblo cubano"

La disidente cubana Rosa María Payá insta al jefe del gobierno español a que apoye el cambio democrático en la isla

logo
"Sánchez debería evaluar si quiere estar con los dictadores o con el pueblo cubano"
Presentación del libro de Osvaldo Payá

De izqda a dcha, Rosa María Payá y Ofelia Acevedo, hija y viuda del disidente cubano Oswaldo Payá. A.A.

Resumen:

Justo cuando se ha anunciado la fecha del viaje del presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, a Cuba, el 22 y 23 de noviembre. Ofelia Acevedo y Rosa María Payá Acevedo presentaban en Madrid La noche no será eterna, obra póstuma de Oswaldo Payá, su marido, su padre. Es «una reflexión histórica y un proyecto de futuro», en palabras de Rosa María.

El que fuera líder del Movimiento Cristiano de Liberación dejó el libro manuscrito un mes antes de morir, hace seis años en lo que la familia, avalada por Human Rights Foundation considera que no fue un accidente, como mantiene el régimen, sino «un acto perpetrado por agentes del Estado». Han tardado tiempo en encontrar una editorial, Hypermedia, que les diera la posibilidad de difundirlo en la isla. Desde Cuba se puede descargar gratuitamente.

En su visita a Madrid, Ofelia Acevedo y Rosa María Payá no han tenido ocasión de entrevistarse con el presidente del Gobierno español. Rosa María Payá señala que Sánchez «debería evaluar en qué parte de la Historia quiere estar. Si quiere estar de parte de los dictadores criminales o del pueblo americano y de sus derechos», explica, y aclara con seguridad: «La dictadura cubana se va a acabar. Son cada vez más vulnerables. Los cubanos están cada vez más descontentos y cada vez actúan más. El escenario regional es cada vez más coherente».

Sánchez realizará la primera visita oficial a la isla de un mandatario español en 32 años. Fue Felipe González quien estuvo en La Habana en noviembre de 1986. José María Aznar acompañó al entonces Rey Juan Carlos en 1999 en una cumbre iberoamericana. El actual líder socialista se vio con el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, el mes pasado  en Nueva York en el seno de la Asamblea General de la ONU.

En Madrid, Ofelia Acevedo y Rosa María Payá se vieron el lunes con el líder del Partido Popular, Pablo Casado. «El gobierno no debe legitimar la dictadura castrista en Europa. La transición a la democracia depende de la firmeza internacional para exigir respeto a los derechos humanos», decía Casado tras el encuentro en su cuenta de Twitter.

El martes estuvieron con Aitor Esteban, portavoz del Grupo Vasco (EAJ-PNV) en el Congreso de los Diputados. No han mantenido encuentros con el Gobierno ni con miembros del PSOE.

La hija del histórico disidente cubano defiende que la comunidad internacional «llame a la dictadura dictadura», y a la vez insta «a que se promuevan acciones en favor del cambio democrático».

Rosa María Payá, de 29 años, ha heredado de su padre una convicción férrea en que ese cambio no es una utopía, sino que está al alcance del pueblo cubano. Ahora es ella quien da vida a ese proyecto de futuro en el que soñaba su padre en forma de una iniciativa ciudadana denominada Cuba decide. Su objetivo es promover la celebración de «un plebiscito vinculante para iniciar la transición a la democracia».

El apoyo internacional al pueblo cubano es importante. Extrañamos el respaldo de España», afirma Rosa María Payá

«El apoyo de la comunidad internacional al pueblo cubano es importante. El grupo de ex presidentes Idea (entre ellos Oscar Arias, José María Aznar o Belisario Betancur) nos respalda, el gobierno chileno o el congreso de Paraguay ha emitido resoluciones en nuestro favor. También la secretaría general de la OEA quiere que sea el pueblo cubano el que decida su futuro», afirma Payá.

«Estamos extrañando el apoyo de España. Esperamos que España como actor clave en Europa cuando se trata de América Latina tome partida por el pueblo cubano y no por la perpetuidad de los dictadores que están en el poder en el momento», concluye, en un envite al compromiso con la democracia en América Latina del Gobierno de Pedro Sánchez.