Política

Los saudíes usaron a un doble de Khashoggi para fingir que no había sido asesinado

Mustafa al-Madani entró al consulado saudí a las 11 de la mañana con camisa azul. Salió a las 14:52 con barba postiza y americana, la misma ropa con la que se había grabado a Jamal Khashoggi hora y media antes

Policías forenses turcos trabajan en el consulado de Arabia Saudí para tratar de esclarecer las circunstancias de la muerte de Jamal Khashoggi.

Policías forenses turcos trabajan en el consulado de Arabia Saudí para tratar de esclarecer las circunstancias de la muerte de Jamal Khashoggi. EFE

Tras las débiles explicaciones ofrecidas por Arabia Saudí, Turquía continúa aportando pruebas para demostrar que el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en el consulado saudí en Estambul fue premeditado, y no fruto de una «pelea a puñetazos» como ha defendido el régimen de Riad en las últimas horas.

Según la versión saudí, Khashoggi acudió al consulado de Estambul para realizar un trámite relacionado con su futura boda y, tras un desencuentro con los funcionarios, se originó una fuerte pelea que acabó en la muerte del periodista. La comunidad internacional no ha dado veracidad a la historia y ha reclamado explicaciones creíbles y definitivas por parte de Arabia Saudí, que este lunes ha vuelto a reconocer que Khashoggi murió en el consulado, aunque sin determinar cómo.

Turquía redobla ahora la presión con nuevas pruebas que pretenden demostrar la planificación del asesinato. Este lunes la CNN ha publicado imágenes obtenidas en exclusiva, citando a fuentes oficiales turcas, en las que se aprecia a un hombre de complexión física similar a la de Jamal Khashoggi saliendo del consulado en Estambul vestido con su misma ropa. En ese momento, Khashoggi ya estaba muerto y la expedición saudí pretendía ocultar su asesinato, según la información de este medio.

Así fue el operativo: minuto a minuto

Las fuentes oficiales turcas identifican al doble como Mustafa al-Madani, miembro del equipo de 15 personas que volaron desde Riad hasta Turquía en las horas previas a la muerte de Khashoggi, regresando a Arabia Saudí poco después del crimen.

Concretamente, Al-Madani aterrizó en el aeropuerto Atatürk a las 03:37 de la madrugada del martes 2 de octubre. Una hora y media después, hizo check-in en el Hotel Mavenpick, cercano al consulado saudí en Estambul. Fue grabado a las 11:03 entrando en el consulado, vestido con una camisa azul. Jamal Khashoggi entró en ese mismo consulado a las 13:14 para una cita previamente acordada en la que debía realizar trámites relacionados con su matrimonio.

Al-Madani es visto abandonando el consulado a las 14:52, pero ya no viste su camisa azul sino exactamente la misma ropa con la que Khashoggi había accedido al edificio una hora y 36 minutos antes. Pantalones grises, americana, gafas y barba postiza. En ese intervalo de tiempo se produjo la muerte de Khashoggi, que Turquía mantiene que fue premeditada y ejecutada por un batallón de especialistas.

Diversas cámaras de seguridad siguieron durante el día los pasos de Al-Madani. Hacia las 16:00 llega a la turística Mezquita Azul junto a un acompañante. Tras entrar en el edificio, lo abandona ya sin la barba postiza y de nuevo con la camisa azul que vestía por la mañana. Los dos hombres llevan una bolsa que posteriormente tiran en un cubo de basura. A la 01:25 de la madrugada, 22 horas después de su llegada a Estambul, Al-Madani volvía al aeropuerto para regresar a Riad.

«Nuestra posición no ha cambiado desde el 6 de octubre. Fue un asesinato premeditado y el cuerpo fue trasladado fuera del consulado», sostienen a la CNN fuentes oficiales turcas, para los que las pruebas sobre Al-Madani son definitivas: «No necesitas a un doble de cuerpo para un interrogatorio».

Diversos medios turcos, que aseguran estar en posesión de cintas de audio, llevan una semana publicando los detalles de la muerte del periodista disidente Jamal Khashoggi. Según la descripción de estos medios, que citan como fuentes de las grabaciones a la inteligencia turca, se puede escuchar como Khashoggi es mutilado durante minutos en los que se le seccionan las falanges de los dedos. Posteriormente, es sedado y degollado. Arabia Saudí sigue manteniendo que la muerte fue accidental y fruto de una pelea.

Comentar ()