Política

Triunfa el boicot de la CUP: el España-Israel vuelve a cambiar de sede y se jugará sin público

logo
Triunfa el boicot de la CUP: el España-Israel vuelve a cambiar de sede y se jugará sin público
La selección femenina de waterpolo de Israel, antes de la disputa de un partido.

La selección femenina de waterpolo de Israel, antes de la disputa de un partido. GAL FRIDMAN | ISRAEL WATERPOLO ASSOCIATION

Resumen:

Nunca un partido del campeonato europeo preliminar de la Liga Mundial femenina de waterpolo había generado semejante polémica. El encuentro que España e Israel debían disputar este martes ha cambiado de sede y de horario en tres ocasiones en las últimas horas y se terminará disputando a las seis de la tarde en el Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat del Vallés. Sin público.

En el origen de la polémica están las acciones de la organización BDS, que promueve el boicot al Estado de Israel, y que desde el primer momento trató de impedir que el encuentro se disputase en las instalaciones del Club de Natación Molins de Rei, como estaba previsto. Lo consiguieron durante el fin de semana, cuando el citado club comunicó que el partido no se celebraría en sus dependencias por motivos de seguridad. Se trasladó entonces su disputa a las piscinas municipales de Sant Jordi, en Barcelona, manteniendo su horario inicial: las 20.45.

No contentó la decisión a la CUP, que exigió al Ayuntamiento de Ada Colau que impidiese la celebración del encuentro en instalaciones municipales. “En solidaridad con el pueblo palestino, la selección de Israel no es bienvenida en Barcelona”, tuiteó la formación. Su portavoz municipal, Eulalia Reguant, fue más allá: “Las selecciones deportivas son herramientas de construcción nacional, y en el caso de Israel se trata de una construcción nacional forjada a sangre y fuego en territorio colonizado”.

Numerosas voces acusaron ya este lunes a la CUP de antisemitismo, pero la formación antisistema permaneció ajena a las críticas y convocó una concentración a las ocho de la tarde frente a las piscinas de Sant Jordi para tratar de entorpecer la disputa del partido.

La situación ha provocado incluso que la ministra de Deportes iraelí, Miri Regev, pida explicaciones a su homólogo español, José Guirao. “Haga todo lo que esté en su mano para que la ciudad de Molins de Rei actúe de acuerdo a las normas del Comité Olímpico Internacional y prevenga que el movimiento BDS evite la disputa del partido”, le ha solicitado Regev, que además ha pedido al ministro español que “tome medidas para proteger el bienestar y la seguridad de las deportistas israelíes”.

Según el presidente de la Federación Israelí de Waterpolo, Revital Cohen Gluska, la situación ha llegado a ser tan kafkiana que este mismo martes por la mañana ninguna de las selecciones sabía dónde se iba a disputar el partido. “Espero que no nos muevan a una piscina de entrenamiento. Una grada hostil no nos asusta. Hemos venido a hacer deporte, no política”, ha dicho Cohen. Pero sus deseos no han sido escuchados: finalmente el partido se disputará en la piscina de entrenamiento del CAR de Sant Cugat, sin público.

La Real Federación Española de Natación ha esperado hasta las 15:40 para emitir un comunicado anunciando el lugar y la hora final de disputa del encuentro, que ha sido adelantado de las 20.45 a las 18.00. No citan las razones en el texto, aunque la RFEN pide “disculpas por las molestias causadas por causas ajenas al propio evento”.