Si ha habido un Grupo Parlamentario especialmente combativo contra el PP durante el debate de su proposición de Ley para la protección de los símbolos ha sido, curiosamente, el único grupo parlamentario que ha apoyado esta iniciativa, esto es, Ciudadanos. El tono del secretario del grupo naranja, Miguel Gutiérrez, que ha ejercido de portavoz en esta cuestión, ha sido mucho más duro que el otros intervinientes hasta el punto de que parecía que la formación de Albert Rivera se apeaba de la proposición.

Gutiérrez no considera que éste sea una «ley necesaria», ha recordado que en España ya existe una regulación de la bandera y que no entendía «muy bien» la iniciativa popular. El PP, ha agregado, «hace electoralismo» para pasar a afearles que, al tiempo que piden reforzar los símbolos nacionales, empezando por la figura del jefe del Estado, «llevan semanas pactando con el PSOE, con Podemos y con los independentistas» el reparto de los vocales y la presidencia del Consejo General del Poder Judicial. Una negociación, ha añadido, que les hace «socios de pervertir los órganos constitucionales».

«Han pactado esto bajo la mirada atenta de Pablo Iglesias», ha proseguido en la misma línea para pasar a reprocharles de «la mediocridad en que se están convirtiendo». No contento con la andanada, ha recordado las críticas que vertió el líder del PP, Pablo Casado, contra ellos por quitar lazos amarillos en Cataluña y «provocar crispación» para ir ahora al Parlamento con una ley que pretende «la defensa de la convivencia social, la neutralidad institucional y los símbolos nacionales», según el encabezamiento de la proposición de Ley que ha defendido la portavoz del Grupo Popular, Dolors Montserrat.

«Titubeos» del PP en Alsasua

Pero Gutiérrez no ha parado ahí. En su lista de reproches cree que los populares «titubearon» en el acto de Alsasua (Navarra) convocado por Ciudadanos en defensa de la Guardia Civil y recordado que no sólo el socialista y senador Ander Gil, sino que también el presidente del PP de Guipúzcoa y portavoz popular en el Parlamento vasco, Borja Semper, criticaron la convocatoria.

El Grupo de Ciudadanos aduce que las críticas vertidas por Gutiérrez son compatibles con su apoyo a la tramitación de ley de una proposición que sólo cuenta con los votos de PP y de Ciudadanos y que, por tanto, sale derrotada. La posición de la formación naranja sobre la ocupación con símbolos partidistas de de espacios públicos «son perfectamente conocidas», pero no pueden admitir las acusaciones de crispación cuando quitan lazos amarillos o convocan en Alsasua. En todo caso, la lucha entre populares y naranjas por atraer una base electoral limítrofe parece que será cada vez más cruenta.