Josep Lluís Trapero está recibiendo un trato de favor por parte de la nueva cúpula de Interior de la Generalitat. Así al menos lo cree Ciudadanos, cuyo portavoz en la comisión de Interior del Parlament, Jean Castel, ha recriminado al conseller Miquel Buch que no se hayan tomado medidas disciplinarias contra el ex jefe de los mossos pese a que está siendo procesado por la Audiencia Nacional. Y lo que es más grave, la convicción de los naranjas que Trapero utiliza tiempo y recursos de despacho del CME para preparar su defensa legal.

Josep Lluís Trapero se enfrenta a un proceso por rebelión y a una pena de 11 años de prisión por su participación clave en la celebración del 1-O, cuando los mossos debían impedir la apertura de los colegios electorales que finalmente abrieron en toda Cataluña ante la pasividad de la policía autonómica. Su actuación en esas semanas llevó al Gobierno a cesarlo como jefe de la policía autonómica dentro de una de las primeras medidas adoptadas tras la aplicación del 155.

El gobierno de Quim Torra, sin embargo, le propuso recuperar su puesto al frente de la policía autonómica en sustitución de Ferran López, que fue marginado por Miquel Buch y criticado por su «colaboración» con el Gobierno durante los meses de aplicación del 155. Trapero declinó la oferta de Buch pero sigue conservando el rango de Major y no ha sido retirado del servicio.

Por ello, el portavoz de C’s ha denunciado el «trato de favor» al anterior jefe de la policía autonómica, que sigue disponiendo de los recursos materiales del cuerpo y dedica horas de despacho a preparar su defensa legal, según Castel, cuando debería estar suspendido por un expediente disciplinario, dada su condición de investigado por la justicia.

«¿Por qué propuso a Trapero volver a los mossos?» ha preguntado Castel a Buch; «¿Valoraron -al proponerle que se reincorporara como Major de los Mossos- el hecho de que está siendo procesado?». Castel ha preguntado además a Buch si se están aportando medios de Interior para la defensa de Trapero, pregunta que, como las anteriores, ha quedado sin respuesta. El conseller se ha escudado en el proceso judicial contra Trapero para evitar responder, pero ha retado a Castel ha demostrar que está recibiendo trato de favor.

«Ustedes también han dicho que los presos políticos viven de coña en la prisión» ha denunciado Buch. «Les insto a denunciarlo a la Justicia si tienen pruebas, pero venir al Parlament y decir cosas que no se pueden probar es demagogia» ha argumentado el conseller, quien ha utilizado ese ejemplo para concluir que «venir a decir que hay policías con trato de favor hacer demagogia».