Ignacio Cosidó tenía este martes una cita compleja. Tras complicarse su situación interna por el mensaje que remitió a sus senadores para explicar las líneas generales de la renovación del CGPJ y la futura elección, hoy dinamitada, del magistrado Manuel Marchena para presidirlo, este miércoles le tocaba pregunta el presidente del Gobierno. En sesión de control al Ejecutivo, Cosidó le ha preguntado a Pedro Sánchez respecto a si mantiene abierta la puerta a un posible indulto en caso de que los procesados por el desafío independentista resultaran condenados a lo que éste le ha replicado, entre otras cosas, pidiendo su renuncia.

 

Como es habitual en este trance, el jefe del Ejecutivo, lejos de aclarar su posición al respecto, le ha respondido ignorar “de qué indulto me habla si no hay sentencia”; de qué juicios “si todavía no se han celebrado”. Pero Sánchez ha aprovechado para arremeter contra el portavoz popular por su flanco más débil, esto es, el ya famoso mensaje enviado a los senadores populares en el que daba a entender que el PP mantendría el control del Supremo, en general, y de la Sala Segunda, en particular, en muy buena medida, gracias a la elección de Manuel Marchena.

Sánchez le ha pedido que haga una “reflexión serena de lo que está pasado en el PP”

Sánchez le ha pedido que haga una “reflexión serena de lo que está pasado en el PP”, una situación marcada, a su juicio, por la “descomposición” y la “falta de sentido de Estado,de Gobierno y de humildad”. Tras recordar que el PSOE apoyó al Gobierno de Mariano Rajoy en todas las medidas que tomó para parar el desafío independentista, ha marcado distancias con Cosidó al expresar su respeto a la independencia del poder judicial y reprochado que “cuanta más falta hacer fortalecer las instituciones más contribuyen a debilitarlas”.

Tras reivindicar que la elección del CGPJ corresponde al poder legislativo, considera que las palabras del portavoz popular en el Senado, además de “gravísimas”, suponen una ofensa “a la honoralibidad” de una juez, en alusión a Machena. Pero no sólo, porque también le ha reprochado que, en referencia al juez De Prada -el mismo que vertió las acusaciones más duras contra el PP en la sentencia de la primera etapa de la Gürtel- escribiera en ese whatsaap que “mejor de vocal que poniendo sentencias”, de modo que ha desvirtuado un acuerdo presentándolo “como beneficioso para la corrupción del PP”.

Sentido de Estado

Tras criticar el “sentido patrimonialista de la Justicia” que atribuye a los populares, les ha reclamado que respeten el acuerdo al que llegaron con el Gobierno para la renovación del Consejo. “Tengan sentido institucional y de Estado, hagan oposición, pero no a costa de deteriorar los órganos” constitucionales. Y una última recomendación: “hoy ha renunciado alguien, pero no ha sido quien esperan los españoles, que es usted, señor Cosidó”.