Bajo el título El cambio en Andalucía, la fundación presidida por José María Aznar, FAES, apuesta por una alianza entre populares, Ciudadanos y Vox para hacer frente al “extremismo izquierdista y agresivamente anticonstitucional” en el que se sustenta Pedro Sánchez para permanecer en el poder.

Defiende FAES en una nota editorial que “quienes están llamados a protagonizar el cambio en Andalucía pueden tener la seguridad de que cualquier pacto al que lleguen, dentro del respeto estricto a la Constitución, podrá compararse con amplísima ventaja con los pactos que han llevado al Partido Socialista al Gobierno”.

Habla de un Podemos “en implosión”; arremete contra el “supremacismo racista de un PDCat en el que un tipo como Torra pone por escrito sus pulsiones xenófoba” y denuncia “el separatismo golpista que este último comparte con ERC o con el consorcio PNV-EH Bildu”. En definitiva, viene a justificar que un acuerdo con Vox es mucho menos dañino que los pactos a los que llegó Sánchez para llegar a la presidencia del Gobierno.

Las mayorías de gobierno ahora se tienen que articular mediante pactos que siempre serán difíciles”

“Este es el alineamiento que hace posible permanecer en el poder a un Partido Socialista que con su pretensión desesperada y estéril de agotar la legislatura queda aún más rehén de lo más marginal y deletéreo de la política española”, prosigue el texto de FAES muy probablemente escrito por su secretario general, Javier Zarzalejos. Y añade que “en estas circunstancias, que desde sus pactos patológicos, los socialistas apelen a nuevos cordones sanitarios -no digamos nada de los llamamientos de Podemos a combatir las urnas en las calles- es una pura impostación y un insulto a la inteligencia de los ciudadanos”.

Admite FAES que PP, Ciudadanos y Vox pueden esgrimir “sus diferencias y las dificultades de alcanzar los pactos necesarios”, pero desde que la fragmentación política es la norma frente al anterior bipartidismo imperfecto las mayorías de gobierno “se tienen que articular mediante pactos que siempre serán difíciles”. Sentadas estas bases, defiende que la incoherencia de felicitarse por la desaparición del bipartidismo “y, al mismo tiempo, rechazar su principal consecuencia política”, esto es, la necesidad de alcanzar acuerdos.

“El cambio es el triunfador de las elecciones”

El “régimen” que, a su juicio, construyeron los socialistas en Andalucía “con pretensiones de hegemonía y perpetuación” ha sido rechazado el 2 de diciembre en un “plebiscito ineperado y silencioso a favor de a alternancia”. En definitiva, el cambio “es el triunfador de las elecciones”.

Para ello FAES apuesta por un cambio “tranquilo, sustanciado en el terreno de juego de la Constitución, con una propuesta modernizadora para Andalucía. Es preciso interpretar con acierto y lealtad hacia los votantes aquello que estos han querido expresar. Y ese mensaje es el cambio como denominador común suficiente para un acuerdo necesario”.  Muy lejos quedan aquellos tiempos en los que la fundación presidida por Aznar aprovechaba cualquier eventualidad para abroncar su partido por la aparición de nuevos agentes políticos, en este caso Vox, escindida del PP en época vde Mariano Rajoy.