El abogado de cuatro de los acusados en el caso de La Manada, Agustín Martínez Becerra, ha mostrado su desacuerdo con la confirmación de la condena por abusos sexuales, por lo que la van a recurrir ante el Tribunal Supremo para que se dicte un fallo que determine que hubo «relaciones consentidas».

«No estamos de acuerdo, nos parece que esta sentencia es más de lo mismo de lo que se planteó en primera instancia», ha manifestado a Efe tras conocerse el auto que confirma la condena de 9 años de prisión a cada uno de los cinco miembros de La Manada por un delito continuado de abuso sexual con prevalimiento, pero con el voto discrepante de dos magistrados que entienden que sí hubo agresión sexual (violación).

Por eso, ha añadido, lo van a recurrir ante el Tribunal Supremo en casación solicitando una sentencia que se ajuste a lo que realmente entienden que ocurrió el día 7 de julio de 2016. Y ese día, a su parecer, lo que tuvo lugar fueron unas «relaciones sexuales consentidas entre seis adultos».

El abogado, quien según ha comentado todavía no ha tenido ocasión de hablar con sus defendidos, ha dicho no entender el voto discrepante de dos de los magistrados que estiman que habría que condenar a los cinco procesados por un delito continuado de agresión sexual, al apreciar la existencia de intimidación, a sendas penas de 14 años, 3 meses y un día.  «Es su criterio, lo respetamos, no lo compartimos y lo recurriremos», ha declarado al ser cuestionado al respecto.

El Ayuntamiento de Pamplona también recurrirá

El alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, ha anunciado este miércoles que el Ayuntamiento recurrirá al Tribunal Supremo la sentencia de la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Navarra que confirma la condena de 9 años de prisión por un delito continuado de abuso sexual con prevalimiento para los cinco miembros de La Manada.

Según ha indicado el alcalde en declaraciones a los medios de comunicación, «aunque es pronto, los servicios jurídicos del Ayuntamiento están analizando la sentencia en profundidad y pensamos que ahonda un poco más en esa decepción permanente que tenemos últimamente con este tipo de sentencias en términos de la brecha que parece que existe entre la sociedad y determinados sectores de la judicatura».

Ha puesto en valor que «según hemos podido leer sí se estiman algunas de las partes de la tesis que este Ayuntamiento ha sostenido desde un inicio, como es la existencia de un delito» y ha destacado además los votos particulares de dos magistrados, «dos discrepancias sobre cinco, que nos parece algo suficientemente relevante».

Joseba Asiron ha manifestado que «es el momento de subrayar que la víctima en ningún caso se encuentra sola, que la sociedad de Pamplona y me atrevería a decir la de toda Navarra aquella misma mañana ya salió públicamente a la calle a decir que estaba con la víctima». «La sociedad de Pamplona está con la mujer, el Ayuntamiento también y no nos cabe ninguna duda de que se trató de una agresión sexual en toda regla», ha manifestado, para precisar que él adquirió un «compromiso personal» con la familia de la víctima para «acompañarla en todo el proceso».