La cita era a las 19.00 horas en la Avenida Zuberoa número 15 de Bilbao, ante el bar ‘Iralagorri’. Minutos antes decenas de personas abarrotaban la acera de este local ubicado en el barrio de Irala de Bilbao y varios cohetes anunciaban que algo sucedería. Frente a él, una pancarta daba la bienvenida y denunciaba los “demasiados” años que ha estado privada de libertad la que fuera considerada jefa logística de ETA, Itziar Plaza. Ayer salió en libertad tras nueve años en prisión y cumplir la mayor parte de su condena de 12 años de prisión y otra de 18 meses de cárcel, ambas fusionadas, en Francia.

Plaza hoy iba a ser recibida por los suyos, en su ciudad, en la que nació en 1982. Dos altavoces con música a gran volumen iban calentando el ambiente mientras varias pancartas, banderas en favor del acercamiento de los presos al País Vasco e ikurriñas esperaban apoyadas en una pared para ser enarboladas a su llegada. En el entorno, carteles con la imagen sonriente de Plaza y el lugar y la hora del ‘ongi etorri’ anunciaba a los vecinos el evento.

Varias personas agreden e insultan cargos del PP.

Varias personas agreden e insultan cargos del PP.

A esa misma hora una delegación del PP vasco esperaba en una calle cercana. Encabezados por la secretaria general del PP en Euskadi, Amaya Fernández, así como otros cargos de la formación, se disponían a denunciar el enésimo homenaje a un miembro de ETA que sale en libertad. No es la primera ocasión que los populares acuden in situ a denunciar este tipo de homenajes. La duda esta vez era si en esta ocasión, y tras los cuestionamientos de este tipo de actos, la bienvenida se celebraría dentro del local y no en plena vía pública.

“No son héroes, son asesinos”

La presencia de medios de comunicación fue recibida con miradas y semblantes serios por los asistentes. La llegada de la homenajeada, de Itziar Plaza se demoraba mientras la afluencia de público crecía, niños y jóvenes incluidos. Finalmente, y ante la ausencia de Plaza, los representantes del PP han optado por mostrar los carteles que portaban y en los que se podía leer, en euskera y castellano, “No son héroes, son asesinos”. Ha sido entonces cuando un grupo de asistentes al ‘ongi etorri’ ha irrumpido con una pancarta de bienvenida a Plaza y se han situado ante los cargos del PP vasco mientras el resto de los presentes rodeaban a los medios de comunicación y los representantes populares. En ese momento se han vivido los instantes de mayor tensión. Varios de los presentes en el homenaje han arrebatado los carteles a los cargos del PP mientras otros intentaban entorpecer  la labor de los medios de comunicación para tomar imágenes.

 

En ese momento se han sucedido los insultos, “vosotros fascistas sois los terroristas”, “¡ratas!” y se ha alabado la figura de los presos de ETA proclamando que “¡No son terroristas, son gudaris!”. El forcejeo entre los asistentes con los medios y los cargos del PP se ha prolongado varios minutos en un ambiente de tensión y en los que en algunos casos han logrado arrebatar los carteles a los cargos del PP. Poco después, varias unidades de la Ertzaintza han acudido al lugar y han desplegado un fuerte dispositivo de vigilancia, sin que el altercado fuera a más.

La representante del PP, Amaya Fernández ha intentado realizar declaraciones ante los medios presentes y ha sido interrumpida al grito de “presoak kalera amnistia osoa! (Presos a la calle, amnistía) y “vosotros, fascistas, sois los terroristas” o “Euskal presoak etxera” (presos vascos etxera). Fernández ha asegurado que la presencia en este acto respondía a un intento por “visibilizar la barbaridad que supone que una condenada que acaba de salir de prisión sin arrepentirse sea recibida como un referente moral”. Ha añadido que se debe “plantar cara” a los “sinvergüenzas” que reciben a una miembros de ETA de este modo “con cohetes, música y pancartas” pese a representar la historia “más cruel que hemos vivido los vascos, que es la historia del terrorismo de ETA”. Ha denunciado la “inacción de las instituciones” ante hechos que no hacen sino “intoxicar los corazones de las nuevas generaciones”.

12 años de condena en Francia

Plaza fue detenida en julio del 2009 en la localidad francesa de Pau por la Policía gala en colaboración con la española. Fue arrestada junto a Asier Borrero e Iurgi Garitagoitia cuando salían del McDonald’s y se dirigían al coche que habían aparcado en las inmediaciones, un vehículo robado con las matrículas dobladas.
Según informó entonces el Ministerio del Interior, la terrorista de ETA tenía un puesto destacado en la cúpula de ETA, después de que fueran detenidos desde noviembre del 2008 los tres jefes sucesivos del aparato militar: Garaikotz Aspiazu, ‘Txeroki’, Aitzol Iriondo y Jurdan Martitegi.

El Tribunal Correccional de París consideró a Plaza culpable de los cinco cargos de receptación (uso de bienes robados, a sabiendas de su origen ilícito). Le impuso también la expulsión definitiva de Francia al término de su condena. Además, acordó la fusión de los 18 meses con los 12 años de prisión dictados en su contra en un anterior juicio en 2013, de forma que, en términos de cumplimiento, la que contaba era la segunda pena. Itziar Plaza abandonó ayer la prisión de Estremera. Primero estuvo en las cárceles francesas de Fleury y Reau. Tras finalizar la pena impuesta en el Estado francés, en agosto del 2018, fue extraditada a España. La Audiencia Nacional resolvió su ingreso en Soto del Real y a mediados de octubre fue trasladada a Estremera.