Es otro vértice de la singular cuadratura de círculo que el Gobierno de Pedro Sánchez intenta cerrar estos días. El PNV ya ha mostrado su disposición a apoyarle, a mantener su respaldo y a no ser un impedimento en la aprobación de sus presupuestos. La dificultad ahora no está en Euskadi sino en Cataluña y hasta allí se ha ido una delegación encabezada por el presidente de la formación nacionalista, Andoni Ortuzar, junto al responsable de Organización del partido, Joseba Aurrekoeetxea, para visitar a los cuatro políticos catalanes presos y que hace casi tres semanas iniciaron una huelga de hambre.

Ortuzar y Aurrekoetxea han visitado a primera hora de esta mañana a Jordi Turull, Joaquim Forn, Jordi Sánchez y Josep Rull en la cárcel de Lledoners. El encuentro, que se ha prolongado por espacio de una hora, se ha englobado oficialmente dentro de la relación de “amistad y cercanía” que los políticos vascos y catalanes mantienen, según una nota hecha pública por el PNV. Sin embargo, a nadie se escapa que la oportuna visita se produce apenas unas horas antes de la visita que hoy iniciará el presidente Pedro Sánchez a Cataluña y en la que está prevista la celebración de una “minicumbre” entre ministros y consejeros del Govern de la Generalitat.

Encuentro con el que el Ejecutivo confía en poder desbloquear el proceso de negociación presupuestaria y ganarse en necesario respaldo de las formaciones catalanas. El PNV siempre ha mantenido un papel secundario y mediador en la relación que el Ejecutivo español ha mantenido con el independentismo catalán. La visita de esta mañana refuerza la presión, en este caso procedente del PNV, hacia las formaciones independentistas catalanas para que rebajen su resistencia hacia un respaldo a la estabilidad del Ejecutivo de Sánchez vía presupuestos.

El pasado 11 de septiembre el propio Ortuzar acudió a la cárcel de Lledoners para visitar a varios de los políticos presos. Previamente el lehendakari Iñigo Urkullu mantuvo un encuentro, en este caso con el líder de ERC, Oriol Junqueras. Urkullu jugó un papel de mediación importante durante la crisis de pasado 1-O, cuando medió ante Puigdemont para que convocara elecciones anticipadas en lugar de proclamar la República Catalana.

Una visita «de amistad»

El PNV asegura en una nota que la visita llevada a cabo esta mañana se produce “a iniciativa propia” ya que “nos une una relación de amistad” y con la intención de que sientan cercano su apoyo. Ortuzar y Aurrekoetxea les han instado a todos los políticos presos a que abandonen la huelga de hambre.

Han hecho público que los líderes catalanes les han trasladado su confianza en que tanto la jornada prevista para hoy como la anunciada para mañana se lleve a cabo en un clima de paz y tranquilidad: “Tiene una gran visión política. Son los que más y mejor legitimidad tienen para pedir a la sociedad catalana que la reivindicación que se tenga que hacer sea pacífica, democrática y positiva y no contra nadie”.

Finalmente, el presidente del PNV ha confiado en que los encuentros previstos en Cataluña para esta tarde y mañana no sean “un nuevo motivo de desencuentro, sino marquen un punto d e inflexión de cara a la solución del problema catalán, que no pueda venir desde los juicios, las prisiones o el exilio sino desde el diálogo y el acuerdo”.