Vídeo: G. M. Piantadosi

Si 2018 ha sido un año protagonizado por la incertidumbre, en 2019 podría ver la emersión de nuevos factores de inestabilidad pero también favorecer un recambio en la política tanto en España como en Europa.

En España el evento clave será el juicio a los independentistas. Su desenlace marcará el desenlace del desafío soberanista en Cataluña. Las elecciones municipales y autonómicas  en España coincidirán con el voto para elegir el Parlamento europeo. El desenlace del Brexit será el otro evento que marcará el próximo futuro.

La irrupción de VOX en la política nacional aumentará la fragmentación en las instituciones pero podría favorecer la gobernancia al favorecer un vuelco a la derecha de las principales instituciones. Para Podemos el reto es mantener las «alcaldías del cambio» como Madrid y Barcelona.

El Presidente del gobierno Pedro Sánchez todavía no ha despejado las dudas sobre si tiene o no los votos necesarios para aprobar los presupuestos. En caso contrario tendrá que gobernar prorrogando las cuentas aprobadas por el PP durante la etapa de Mariano Rajoy o convocar elecciones generales.

Desde el punto de vista económico 2019 será protagonizado por la desaceleración del PIB aunque también habrá buenas noticias. El salario mínimo subirá a 900 euros y por primera vez desde 2013 las pensiones se adecuarán al IPC. El empleo seguirá creciendo hasta quedar por debajo del 15%, la mejor cifra desde el estallido de la crisis financiera de 2008.