El tiempo se agota y, salvo sorpresa, lo hará con la peor de las opciones: el cierre del histórico astillero vizcaíno y el despido de los cerca de 180 trabajadores de La Naval de Sestao. El próximo sábado concluye el periodo de consultas del ERE de extinción presentado el pasado 23 de octubre por la empresa. La consejera del Gobierno Vasco, Arantza Tapia, ha asegurado hoy que pese a que “varios inversores” se han interesado por la situación de La Naval, por el momento no se ha presentado “ningún proyecto” para su rescate. Tapia se ha mostrado “medianamente optimista” de que antes del día 12 pueda ponerse sobre la mesa alguna oferta que pueda valorar el juez y reconducir la situación.

No ha ocultado que el escenario sigue siendo muy complicado y que el tiempo es cada vez menor para revertir la delicada situación del astillero y de sus trabajadores. Esta mañana ha dado a conocer que varios inversores se han acercado hasta el centenario astillero para conocer su situación, “algunos han hablado con la dirección, con el administrador concursal o incluso con los trabajadores pero por el momento no hay ninguna oferta”. Ha apuntado que para que pueda estudiarse una propuesta, ésta tendrá que abordar con seriedad “un proyecto industrial” para La Naval y dotarle de “continuidad en el tiempo”, además de asegurar el mantenimiento del empleo.

Se ha comprometido a que sólo en ese caso los Gobiernos se sumarían a un proyecto para “acompañar” al futuro nuevo inversor del astillero. Tapia ha afirmado que en lo que ahora trabaja el Gobierno es en un “escenario a posteriori, que es el que a nosotros nos toca”, si finalmente no se logra el ansiado rescate. Quizá entonces, ejecutado el ERE de liquidación, la entrada de inversores sea más factible.

Más tiempo

La delicada situación del astillero se prolonga ya durante más de un año en el que, pese a los anuncios, no se ha logrado el necesario inversor que pueda recomponer la situación. La abultada deuda y la insuficiente carga de trabajo que arrastra en los últimos años han hecho inviable su continuidad. Los trabajadores confían en que en el último momento y fruto de las negociaciones de última hora que se mantienen entre la SEPI, los sindicatos y los Ejecutivos central y vasco pueda cambiarse el rumbo antes de este sábado. El comité de trabajadores ha reclamado al juez concursal que prolongue una semana el periodo de consultas del ERE de extinción con el fin de que se pueda valorar las posibilidades tras la ronda de contactos prevista esta semana. La petición la realizarán formalmente mañana.

El jueves está prevista una reunión en Madrid entre la SEPI y las dos administraciones y un día después entre éstas con los sindicatos y el comité de empresa. Los trabajadores confían en que de ellas pueda salir un plan que permite apuntalar la viabilidad del astillero. La SEPI se comprometió a recolocar al 80% de los trabajadores en otros astilleros, fundamentalmente de Andalucía y Galicia, salida que el comité de La Naval siempre ha cuestionado al asegurar que la viabilidad de la compañía es clara. Para ello reclaman que los dos Gobiernos se impliquen de modo mayoritario y entren en la participación del astillero. La solución siempre ha sido rechazada por el Gobierno de Urkullu que recuerda que la entrada de la Administración de modo mayoritario para rescatar la compañía sería declarado ilegal por la justicia europea, al considerarse ayudas de Estado.