El ex presidente valenciano Francisco Camps ha negado todo en la Audiencia Nacional y ha declarado que fue a la boda de El Bigotes porque se lo pidió Ricardo Costa.

Camps ha asegurado este viernes que él nunca ha adjudicado nada a ninguna empresa, que no sabía qué era Orange Market, la filial de Gürtel en Valencia, y ha negado que fuera amigo del cabecilla de la trama, Álvaro Pérez, el Bigotes.

Estas han sido las principales líneas argumentales de la declaración que ha prestado Camps este viernes durante casi tres horas ante el juez de la Audiencia Nacional, José de la Mata, que investiga si ordenó adjudicaciones irregulares de la Generalitat valenciana al entramado de Francisco Correa, como un contrato para montar un expositor de Fitur 2009, han informado fuentes jurídicas, informa Efe.

El ex presidente de Valencia ha lamentado que Costa «y otras personas» estén diciendo «en las últimas 48 horas lo contrario que han dicho los últimos años. Allá ellos y su conciencia»

Camps ha sido señalado como responsable de esas adjudicaciones por El Bigotes y el exsecretario del PP valenciano Ricardo Costa, y a su salida de la Audiencia Nacional el expresidente ha lamentado que Costa «y otras personas» estén diciendo «en las últimas 48 horas lo contrario que han dicho los últimos años. Allá ellos y su conciencia».

Antes que Camps ha declarado ante De la Mata otra de las investigadas en esta pieza 5, la que fuera administradora de varias empresas del Grupo Correa, Isabel Jordán, quien ha indicado que ella apenas conocía la actividad de Orange Market, pues no trabajaba en Valencia, si bien ha dicho que el responsable de esta empresa, Álvaro Pérez Alonso, el Bigotes, le aseguraba que todas adjudicaciones que conseguían eran ordenadas por el expresidente autonómico, informa Europa Press.

Jordán también ha manifestado que los contratos encargados a Orange Market por la Generalitat valenciana en 2004 corrieron a cargo de Esteban González Pons, entonces consejero de Relaciones Institucionales y Comunicación, pero siempre por orden de Camps.

El expresidente está imputado por prevaricación y fraude a la administración en esta pieza número 5 del caso Gürtel. Es la quinta investigación que se abre contra él en relación con la trama corrupta.