El PSOE ha rechazado la propuesta del Partido Popular de reformar el Código Penal para volver a considerar delito la convocatoria de consultas ilegales, que el segundo gobierno de José María Aznar introdujo en 2003 para frenar el «plan Ibarretxe» y que bajo el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero se eliminó. No ha constituido, sin embargo, una gran novedad la negativa de los socialistas a la que se han sumado el Grupo de Unidos Podemos y los independentistas.

Los populares han conseguido por su parte, el apoyo de Ciudadanos y Foro Asturias, en todo caso insuficiente para que la propuesta se tramite como proposición de ley, iniciativa que sólo podrá ser retomada tras las elecciones generales del 28 de abril, dado que las Cámaras se disuelven el próximo 5 de marzo. La propuesta ha sido derrotada por 176 votos en contra, frente a 165 a favor. El PP proponía castigar con penas de prisión de entre tres y cinco años «a los cargos públicos o funcionarios que promuevan consultas ilegales».

«Siempre están dispuestos al rescate del separatismo», ha reprochado Dolors Montserrat al PSOE

La portavoz del PP, Dolors Montserrat, ha defendido ante el Pleno que el Código Penal debe servir para prevenir los golpes contra la democracia y adaptarse a las nuevas realidades sociales. Ha subrayado que mientras el PP supo anticiparse a las amenazas del «nacionalismo radical» que representaba el PNV, «las izquierdas siempre han allanado el camino a los nacionalistas» y lo «sacaron» del Código Penal para «permanecer unos meses más en la Moncloa», informa Efe.

«Siempre están dispuestos al rescate del separatismo», ha denunciado la portavoz popular que ha incidido en que los líderes independentistas catalanes que convocaron el referéndum del 1-O sabían que cometían delitos y las consecuencias de sus actos, pero «siguieron y siguen adelante, ni se arrepienten ni piden perdón». Considera Montserrat que «la solución es la Constitución y fortalecer las instituciones democráticas y defender el Estado de Derecho».

«Su pacto está más vivo que nunca»

Al votar hoy en contra de la proposición de ley, el PSOE, a su juicio, «pone en evidencia que puede liquidar España a cambio de la Moncloa y que está más cerca de Waterloo que de la Constitución», porque «su pacto está más vivo que nunca».

Por su parte, el diputado socialista Juan Carlos Campos ha defendido que «dialogar no es entregarse al separatismo», y se ha preguntado que si «de verdad piensan que el Código Penal es necesario para esto». Tras considerar que la propuesta, de la época de Aznar, «ni refuerza el Estado de Derecho ni fortalece el sistema democrático», ha apelado a que “el Estado de derecho ya tiene a través de la Constitución sus maneras de defenderse”. En este sentido ha recordado que » hay herramientas en el Código Penal para combatir todo esto y la prueba no es otra que el juicio que se está celebrando” en alusión al proceso contra los dirigentes de la Generalitat catalana juzgados en el Tribunal Supremo por los delitos de rebelión, sedición y malversación de fondos.