El candidato del PP a la alcaldía de Barcelona, el empresario Josep Bou, ha descubierto hoy hasta qué punto puede llegar la competencia por el voto con determinados grupos políticos. El número dos de la candidatura de la CUP, Jordi Magrinyà, ha manipulado un vídeo de su intervención ayer durante la manifestación independentista contra el juicio del procés para denunciar en redes sociales que Bou «simula un tiro en la nuca a una militante» independentista. Una manipulación a la que Bou ha respondido en la misma red con el vídeo completo, en el que aparece proclamando vivas a Cataluña.

https://twitter.com/MagrinyaJordi/status/1098700161642127360?s=20

«Aquí el candidato a la alcaldía del PP simulando disparar en la nuca a una manifestante. Son esto y están esperando el momento de poder hacerlo» afirmaba Magrinyà en un tuit hecho público ayer noche, tras la manifestación en Paseo de Gracia con la que concluyó la huelga general, en el que aparecía Bou entre los manifestantes y efectivamente parece que apunta a una manifestante por la espalda.

Se trata del actual jefe de prensa del Grupo de la CUP en el Consistorio, militante del Raval y número dos de la candidatura antisistema a la capital catalana en las elecciones del 26 de mayo.

El propio Bou ha respondido en la misma red, desmintiendo las acusaciones con el vídeo completo de su paso por la manifestación, en la que se dedicó a azuzara los manifestantes con «viscas» a Cataluña, a los que respondían con un «lliure» que Bou aprovechó para concluir: «de separatistas». La broma del candidato popular, un independiente muy dado a romper los parámetros de la política convencional, no tiene nada que ver con una amenaza.

Paralelamente, el Grupo Popular en el Ayuntamiento ha intentado infructuosamente introducir una moción de urgencia en el Pleno que el Consistorio celebra esta mañana para condenar los incidentes y desperfectos ocasionados por las manifestaciones independentistas de ayer, especialmente la que recorrió durante la mañana el centro de Barcelona, en la que se produjo una agresión a un mosso. El Gobierno de Colau ha rechazado la moción porque no concurre, a su juicio «la excepcionalidad» necesaria para soslayar el hecho de haberla presentado fuera de plazo.