El Gobierno, a través de Patrimonio Nacional, bloquea la subvención a los monjes del Valle de los Caídos en plena polémica por la exhumación de Franco.

Patrimonio Nacional ha pedido a la Abadía del Valle de los Caídos que presente un «presupuesto equilibrado, fundamentado y veraz» para poder recibir la subvención anual que le corresponde por valor de 340.000 euros.

Fuentes de Patrimonio han señalado que el Valle de los Caídos está administrado de forma temporal desde 1982 por la Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos y los monjes tienen cedido el lugar en el que se encargan de la Abadía, la Hospedería y la Escolanía, informa Efe. La partida de 340.000 euros, recogida en los Presupuestos Generales de 2018, se transferirá cuando presenten un «presupuesto de ingresos y gastos equilibrado» que se puede analizar «económica y contablemente». «Fundamentado y veraz», han recalcado las fuentes. Con ese objetivo, el organismo envió un requerimiento a finales del pasado mes de enero.

Esta medida también obedece a la recomendación del Tribunal de Cuentas que desde 2017 pide que en el presupuesto de la Fundación que administra el monumento se presenten los ingresos y gastos gestionados por la Abadía.

Patrimonio Nacional ha pedido a la Abadía que presente un «presupuesto equilibrado, fundamentado y veraz» para poder recibir 340.000 euros

Patrimonio Nacional admite que «lleva una semanas esperando» el documento de los monjes pero aseguran que esta situación, el retraso de la presentación de las cuentas, se lleva produciendo desde hace años.

Por todo ello, la Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos aún no ha realizado la transferencia económica a la comunidad benedictina.

La entidad gubernamental cuenta con 31 trabajadores en el Valle de los Caídos con un gasto de 1,8 millones de euros anuales y recibe en concepto de entradas un total de 1,5 millones de euros.

Según ha desvelado este viernes El Independiente, El Vaticano ha dejado claro al Gobierno de Pedro Sánchez que no se inmiscuirá en la exhumación de los restos de Franco por estar sujeto el conflicto a la «jurisdicción española», lo que despeja definitivamente dudas y apuntala la idea de que será el Tribunal Supremo quien tendrá que resolver si el cadáver embalsamado del dictador ha de salir de su actual sepultura en el Valle de los Caídos.