La izquierda independentista está tomando la delantera en Cataluña en la confección de as listas al Congreso de los Diputados. Elisenda Alamany protagoniza estos días uno de esos movimientos. Tras anunciar el pasado miércoles que abandonaba el grupo de CatEC-Podem, sin renunciar a su escaño en el Parlament, la ex portavoz de los comunes en la cámara catalana negocia ahora su incorporación a las listas de Esquerra.

La propia portavoz de ERC, Marta Vilalta, ha confirmado hoy que  se han producido contactos entre el partido de Oriol Junqueras y la líder de Soberanistas, la facción más independentista del partido de Ada Colau, que lidera Alamany. “Siempre hablamos con todos, hablamos con soberanistas para encontrar posibles acuerdos, explorar ideas compartidas” ha asegurado Vilalta, quien ha advertido, sin embargo, que “estamos en la fase de conversaciones” previas que “se irán concretando no solo en las próximas elecciones sino en un futuro a medio y largo plazo”.

Alamany, por su parte, ha reaccionado a la publicación de su eventual fichaje por ERC asegurando que “la única noticia real, hoy, es que hemos lanzado Nova” la nueva formación con la que quiere convertir Soberanistas, la corriente independentista de los comunes creada por ella misma y Joan Josep Nuet. Pero no ha rechazado incorporarse a las listas de Esquerra, una opción que Nuet habría propuesto a los comunes, y que el partido de Ada Colau ha rechazado tajantemente en su ejecutiva.

El objetivo sería incorporar a Alamany como número dos en la candidatura al Congreso, una lista para la que se ha vuelto a postular como número uno Gabriel Rufián, actual portavoz en las Cortes. El fichaje de Alamany que avanzan diversos medios -aunque desde Esquerra insisten en que no hay nada definitivo- serviría para completar el tándem electoral del que quiere descabalgarse el actual número dos republicano, Joan Tardà.

El tándem Rufián-Alamany cumple la condición de listas cremallera y permite sustituir a Tardà, que no quiere seguir

El histórico diputado ha anunciado al partido su voluntad de no repetir por motivos personales, aunque lo cierto es que Tardà ya intentó descolgarse de la candidatura de 2015 y finalmente cedió a las presiones del partido, que se resiste a renunciar a una de sus voces más autorizadas en Madrid. ERC se ha comprometido además a presentar “listas cremallera”, es decir, con hombre y mujer intercalados, por lo que el tándem Tardà-Rufián no puede repeterise.

El fichaje de Alamany serviría para incorporar a Esquerra al ala más independentista de los comunes, aprovechando la fractura abierta tras la renuncia de Xavier Domènech, el pasado septiembre. Tras la salida de Domènech, Alamany fue relegada a diputada rasa y sustituida por Jessica Albiach y Susanna Segovia al frente del grupo parlamentario. Desde entonces Alamany, con el apoyo de Joan Josep Nuet, líder de EUiA, ha intentado aglutinar a ese espacio independentista en la corriente Soberanistas, aunque los más destacados independentistas de los comunes, como Gerardo Pisarello o Jaume Asens siguen fieles a la dirección de Ada Colau.

ERC ya amplió espacio con las escisiones del PSC y Unió Democrática

De completarse esta operación, Esquerra confirmaría una nueva ampliación de su espacio, esta vez a costa de los comunes, como las realizadas anteriormente con PSC y Unió. Los republicanos aprovecharon el cisma en el socialismo catalán protagonizado en 2014 por los líderes nacionalistas como Ernest Maragall, Marina Geli o Joaquim Nadal. El nuevo partido liderado por Geli y Maragall, MES, no tardó en integrarse en Esquerra.

Más largo ha sido el proceso de integración de los Democratas de Antoni Castellà, escisión independentista de la antigua Unió Democrática. Cuando Unió rompió con Convergencia por no aceptar concurrir a las elecciones con un ideario independentista de la mano de ERC, Democratas se sumó a CDC, pero en las últimas autonómicas se incorporó en las listas de Esquerra.