La hasta ahora diputada de Catalunya en Comú Podem en el Parlament Elisenda Alamany, cara visible del ala soberanista, ha decidido abandonar su grupo parlamentario por discrepancias con su línea política, a lo que los comunes han respondido exigiéndole que renuncie a su escaño y deje paso.

Alamany, que llegó a ser la portavoz de los comunes en el Parlament bajo el liderazgo de Xavier Domènech -que en septiembre dimitió de todos sus cargos y cedió la batuta del grupo a Jéssica Albiach- formalizará su decisión este miércoles, según ha avanzado Nació Digital y han confirmado a Efe fuentes cercanas a la diputada. Está previsto que Alamany comparezca en rueda de prensa este miércoles en el Parlament para exponer sus argumentos.

Tras conocerse la noticia, Catalunya en Comú Podem ha emitido un comunicado en el que «lamenta haberse enterado a través de los medios de comunicación de la decisión personal» de Alamany, «pocos días después del anuncio de una convocatoria electoral».

«Después de meses de trabajo conjunto, en los que el grupo parlamentario ha abordado todas las tareas de manera cohesionada y en los que no se ha producido ninguna votación discordante, desde Catalunya en Comú Podem confiamos en que la aún diputada será coherente con su decisión y abandonará el escaño obtenido en representación de un proyecto colectivo», señala el comunicado.

Así, añade, «la entrada de un nuevo diputado que comparta los valores de los comunes nos permitirá seguir luchando en defensa de derechos democráticos y por una Cataluña socialmente justa».

El distanciamiento entre Alamany y la dirección de Catalunya en Comú Podem se había ido acrecentando tras el adiós de Domènech, hasta el punto de que el pasado 23 de octubre presentó, junto con el también diputado de los comunes Joan Josep Nuet, la plataforma interna Sobiranistes.

La plataforma presentó un manifiesto en el que se denunciaba que «demasiado a menudo» los comunes han «dejado de reivindicar el soberanismo», pese a ser uno de sus «valores originales», por lo que su «pluralidad» puede estar «actualmente en riesgo», y alertaba: «Hoy, muchos soberanistas se sienten completamente huérfanos dentro de este espacio político».