La comisión de investigación del Congreso de los Diputados sobre la presunta financiación ilegal del PP ha cerrado este martes sus trabajos sin lograr consensuar un informe definitivo de conclusiones, ha confirmado su presidente, Pedro Quevedo.

El acuerdo ha sido imposible porque mientras Unidos Podemos y Ciudadanos planteaban que el informe incluyera una petición para reabrir la comisión tras las elecciones generales e incluir la comparecencia del ex presidente del Gobierno, el resto de grupos han señalado que el dictamen debería dar por cerrada la misma.

Tras el cierre de la comisión, su presidente ha lamentado que no se haya podido elaborar el informe

Todos, excepto el PP, que consideraba que la comisión debía cesar sus trabajos sin dictamen dado que antes de la disolución de las Cortes, prevista para el 5 de marzo, no había tiempo para que fuera aprobado por el Pleno del Congreso como, según ha recalcado su diputada Beatriz Escudero, es preceptivo para que tenga valor. En declaraciones a los periodistas tras el cierre de la comisión, su presidente ha lamentado que no se haya podido elaborar el informe lo que ha atribuido, además de a una posible falta de tiempo por el adelanto electoral, a las posiciones de los diferentes grupos.

Para Quevedo, al margen de determinar si el PP se ha financiado o no de forma irregular, lo que, a su entender, ya se sustanció en la moción de censura y en una sentencia judicial “demoledora”, había condiciones para haber dejado como “herencia” la necesidad de realizar un “profundo esfuerzo legislativo” para luchar “de verdad” contra la corrupción.

“Esa es una tarea que ahora queda pendiente, esto está claro”, ha subrayado el diputado de Nueva Canarias, que ha defendido, en cualquier caso, que no han sido “en balde” los trabajos de esta comisión que, constituida el 11 de mayo de 2017, ha contado con más de 40 comparecencias.

Bescansa ha lamentado la falta de apoyo tanto del PSOE como del PNV y Nueva Canarias

Por ella han pasado, entre otros, el ex presidente del Gobierno José María Aznar, los ex secretarios generales del PP Javier Arenas, Francisco Álvarez Cascos y María Dolores de Cospedal, y los expresidentes autonómicos Esperanza Aguirre, Ignacio González, Cristina Cifuentes, Francisco Camps y Jaume Matas.

También los ex ministros Ana Mato o Federico Trillo; los diferentes tesoreros del PP, encabezados por Luis Bárcenas, y los empresarios implicados en la trama Gürtel, como Francisco Correa y David Marjaliza. Entre esos nombres han faltado, según Unidos Podemos y Ciudadanos, algunos “claves” como Mariano Rajoy, el presidente del PP en el Senado, Ignacio Cosidó o el empresario Florentino Pérez.

De ahí que la diputada de Podemos Carolina Bescansa haya propuesto sin éxito a primera hora de este martes la reapertura de la comisión tras el 28 de abril, lo que únicamente ha contado con el apoyo de Ciudadanos, que ya incluía esa misma petición en su propuesta de dictamen, ERC y el grupo mixto. Bescansa ha lamentado la falta de apoyo tanto del PSOE como del PNV y Nueva Canarias y ha incidido en que los socialistas tendrán que explicar “por qué se ha puesto de acuerdo con el PP y si ha sido a cambio de algo”.

La portavoz socialista en el Congreso, Adriana Lastra, ha acusado sin embargo a Unidos Podemos y a Ciudadanos

Para la diputada de Cs Melisa Rodríguez ha quedado patente el “bipartidismo puro sigue actuando por detrás”, ya que el PP le “perdonó la vida” al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para que no tuviera que comparecer ante la comisión del Senado para hablar de su tesis doctoral y, ahora, el PSOE le ha “devuelto” el favor al impedir que Rajoy comparezca en el Congreso.

“Hemos asistido al baile de siempre: al bloqueo del PSOE para que no se vean las vergüenzas del PP y viceversa”, ha denunciado Rodríguez, mientras que para los portavoces de ERC, Gabriel Rufián, y EH-Bildu, Óskar Matute, la comisión ha cerrado “en falso” y ha hecho el “ridículo”.

La portavoz socialista en el Congreso, Adriana Lastra, ha acusado sin embargo a Unidos Podemos y a Ciudadanos de haber imposibilitado el acuerdo sobre las conclusiones de la comisión, que era lo que “urgía” una vez que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, decidió adelantar las elecciones.

En su opinión, tras más de 40 comparecencias y 100 horas de trabajo para el PSOE queda claro que “el PP robó y se llevo dinero a patadas de las administraciones e instituciones del país”.