El presidente de la Academia de la Lengua Vasca no cabía en sí de gozo, “es un hito, presidente” le ha asegurado al recibirle en la puerta de Euskaltzaindía, la academia centenaria a la que nunca antes en sus cien años de vida se había acercado ningún otro presidente del Gobierno. Pedro Sánchez lo ha hecho esta mañana en una jornada que le ha llevado primero a presidir un acto en San Sebastián -El Congreso sobre medio ambiente ‘Changethechange’-, a conocer en Bilbao Euskaltzaindía y que concluirá esta tarde en Vitoria en un acto de marcado carácter político organizado por el PSE.

Dedicatoria del presidente Pedro Sánchez en el libro de honor de Euskaltzaindia

Dedicatoria del presidente Pedro Sánchez en el libro de honor de Euskaltzaindia

Sánchez ha firmado en el libro de honor de la academia en el que ha dejado por escrito que el euskera es “una lengua con historia pero sobre todo con mucho futuro” y que confía en que pueda seguir “enriqueciendo” a la sociedad vasca “y española”. La inédita visita de un presidente del Gobierno ha sido valorada muy positivamente por los académicos de Euskaltzaindia quienes en nombre de su presidente, Andrés Urrutia, has asegurado que la visita de Sánchez es “un reconocimiento” al euskera.

Durante la visita Sánchez ha conocido la valiosa Biblioteca Azkue que se conserva en esta sede ubicada en el Casco Viejo de Bilbao y en la que ha tenido la oportunidad de observar varias ediciones relativas a la historia de la lengua vasca. Urrutia ha obsequiado al presidente del Gobierno varios facsímiles relativos al origen de la lengua. Ha asegurado que la única reclamación que han trasladado a Sánchez ha sido “respeto, consideración y relación institucional” más allá de “medidas concretas2 en favor del euskera: “Hoy por hoy no era el momento de pedírselas, quizá al próximo presidente”.

La presencia de Sánchez en la Academia vasca supone un nuevo guiño de Sánchez con el nacionalismo vasco que siempre ha reivindicado una mayor implicación, reconocimiento y apoyo hacia el Euskera por parte del Gobierno de España. El PNV ha sido en este último tramo de la legislatura, junto a Podemos, el principal apoyo de Sánchez. La formación de Andoni Ortuzar, que se mostró dispuesta a respaldar los fallidos presupuestos del Ejecutivo, lamentó que adelantara las elecciones y consideró que podría haber agotado el mandato buscando reforzar el diálogo y los acuerdos.

A la salida de la visita a Euskaltzaindia, que se ha prolongado por espacio de unos 40 minutos, y en la que ha estado arropado por el alcalde de Bilbao, Juan María Aburto, Sánchez se ha dado un breve paseo por el Casco Viejo de la capital vizcaína. Al llegar a su coche oficial ha sido recibido por un grupo de manifestantes del Astillero de La Naval, que ayer recibieron formalmente la notificación de su despido, y que vienen reclamando sin éxito la implicación del Gobierno para reflotar el astillero vizcaíno.

Por la mañana Sánchez también ha participado en una ofrenda floral ante la tumba de la diputada socialista y abanderada del sufragio femenino, Clara Campoamor en el cementerio de Polloe de San Sebastián. Esta tarde en Vitoria el presidente del gobierno intervendrá en un mitin organizado por el PSE y en el que también está prevista la participación de la secretaria general de los socialistas vascos, Idoia Mendia.