Manuel Valls ha esperado al 8M para presentar a las mujeres que formarán parte de su candidatura a la alcaldía de Barcelona. Eva Parera, ex senadora de Unió y actualmente miembro del CAC por esta formación, es el rostro más destacado por lo que supone de incorporación de nuevas sensibilidades, aunque el número dos lo ocupa una diputada de Cs, Maria Luz Guilarte.

El partido naranja ha exigido su cuota como principal apoyo de la plataforma, cuyos cuatro primeros puestos ocupan dos ex socialistas -el propio Valls y Celestino Corbacho– y una democristiana. Guilarte, diputada autonómica y politóloga con experiencia en el sector financiero, ha sido la apuesta de Valls, quien hoy ha asegurado de nuevo que incorporará a miembros del actual grupo municipal de Cs en Barcelona, aunque sigue sin dar nombres.

En Cataluña, ha advertido Parera a la hora de explicar su incorporación a la candidatura de Valls, «los políticos están demasiado acostumbrados a no salir de su zona de confort. Si el discurso entre diferentes no es posible es que tenemos grave problema como sociedad» ha concluido para elogiar el carácter transversal de la propuesta de Valls.

Parera ha reconocido además que su incorporación a esta candidatura implicará la salida de Units, el partido heredero de Unió Democrática que lidera Ramon Espadaler y que previsiblemente reeditará la alianza con el PSC del Parlament y las elecciones generales en Barcelona.

«No comparto la voluntad de mi partido» de aliarse con el PSC, ha señalado Parera, «porque el PSC ya ha pactado con Colau» en este mandato «y no hay garantías de que no invista a Ada Colau». En este contexto, ha anunciado que presentará su renuncia a Units, «con bastante más gente porque no compartimos quedar subsumidos en el PSC».

La política democristiana ha insistido además en que uno de los principales motivos de sumarse a la lista de Valls es la convicción de que es la única alternativa segura a la actual alcaldesa. «Valls no es el candidato de las elites, es la élite de los candidatos viendo la mediocridad que nos rodea» ha concluido.

Manuel Valls quiere dejar claro que la alcaldía está entre Ada Colau o él

Valls, por su parte, ha señalado que en los últimos días «hemos visto las cartas de nuestros adversarios» y ha apuntado la proximidad de Colau a los independentistas, y la intención de éstos de «convertir Barcelona en punta de lanza de la construcción de la republica» para defender la necesidad de su propuesta.

«Dice Ernest Maragall que Barcelona se la tiene que jugar» en favor del proyecto independentista, ha señalado Valls, para advertir que ahora «son los barceloneses los que tienen la palabra, sabiendo las consecuencias de la alianza Colau-Maragall».

Valls y Parera han coincidido en que Barcelona necesita un cambio para recuperarse del proceso de deterior0 que está sufriendo. «Queremos cambiar un gobierno incompetente y populista que ha subordinado a Barcelona a un proyecto radical independentista que la perjudica y pone en riesgo su futuro como capital catalana, española y europea» ha concluido el candidato.