Todo apunta que será un mero trámite, que las bases secundarán esta tarde el principio de acuerdo que ya tienen cerrado las tres formaciones de derechas, PP, UPN y Ciudadanos en Navarra para el 28-A y el 26-M. De confirmarse el apoyo, las tras formaciones sellarán un inédito entendimiento en nuestro país para las próximas elecciones autonómicas, municipales y generales en el seno de la derecha política española. No está previsto que Vox vaya a sumarse a la coalición. Mientras un lado del tablero sella estos acuerdos, Podemos ha decidido aliarse con las fuerzas nacionalistas de EH Bildu, Geroa Bai e Izquierda Eskerra para concurrir con una lista única al Senado en las elecciones generales del 28 de abril.

La ‘marca’ navarra con la que PP, Ciudadanos y el partido regionalista navarro, UPN, aspiran a frenar al cuatripartito nacionalista que gobierna Navarra y el Ayuntamiento de Pamplona también incluye un compromiso para respaldar, en su caso, la candidatura de Pablo Casado a la presidencia del Gobierno o de Albert Rivera en caso de que el primero tuviera que dar un paso atrás.

En caso de que haya una investidura, UPN tendrá que negociar su voto en el Congreso con Cs

La principal sorpresa del acuerdo entre PP y UPN con Ciudadanos radica en el frontal rechazo que los naranjas han mostrado siempre contra el Convenio Económico navarro y el Concierto Económico vasco, que los de Rivera han considerado un privilegio. UPN siempre ha defendido la legalidad del Convenio navarro, que dota de capacidad fiscal al territorio foral, y ha exigido para formar el acuerdo con Ciudadanos que esta formacion module su posición crítica.

Fuentes de Ciudadanos aseguran a El Independiente que el acuerdo se sustenta en una defensa del “marco constitucional” y que en él se incluye al Convenio Económico navarro. Puntualizan que solicitarán la máxima transparencia en torno al mismo. El acuerdo también incluye que UPN respladaría una hipotética candidatura de Rivera a la presidencia del Gobierno y a negociar entre las formaciones firmantes cualquier otra opción.

Convenio navarro

Finalmente, además de haber rebajado la crítica en torno a la fiscalidad navarra, el acuerdo con los regionalistas incluye un compromiso por una mayor transparencia en el funcionamiento y cálculo del Convenio navarro, así como un blindaje del carácter solidario de la fiscalidad navarra con el resto del país. La posicion de Cs en esta cuestión le había rebajado apoyos en Navarra, donde no está presente en las principales instituciones.

El pasado fin de semana se suscribió el primero de los acuerdos de la coalicion PP-UPN-Cs. El presidente de PP, Pablo Casado, viajó a Pamplona para rubricar el pacto con UPN. Supone un nuevo acuerdo entre los populares y los regionalistas, debilitado desde 2008 después de que el PP decidiera implantarse en Navarra, donde hasta entonces se había aliado con UPN.

La coalición de las derechas en Navarra aspira a frenar el cada vez mayor peso que el nacionalismo tiene en la comunidad foral y que ha marcado esta legislatura la polarización política vivida. La presidenta del PP en Navarra, Ana Beltrán, ha asegurado que el acuerdo entre las tres formaciones es “bueno para España y para Navarra” ya que puede contribuir a “sacar a Pedro Sánche y a Uxue Barkos”: “Ante momentos excepcional hay que tomar medidas excepcionales”, ha asegurado.

Críticas del cuatripartito

Frente a la defensa de estos acuerdos que han hecho UPN y PPN, los grupos que sostienen al Gobierno de Navarra han sido críticos. Así, el portavoz de Geroa Bai, Koldo Martínez, ha afirmado que “los acuerdos son fruto del miedo, es una unidad sin contenido, el único contenido que tienen es volver al Gobierno sea como sea, se basa en el miedo a nosotros, a la ciudadanía navarra y a que ésta exprese con libertad sus deseos de seguir profundizando en el cambio”, informa Europa Press. Ha criticado que UPN “se haya prestado a esta alianza con partidos centralistas, recentralizadores, negadores del autogobierno y negadores del fuero, solo les queda pactar con Vox”.

El portavoz de EH Bildu, Adolfo Araiz, ha afirmado que “UPN ha dejado al descubierto, por un puñado de votos, que, cuando nos hablaba de la Navarra foral, en realidad estaba escondiendo su vocación, que no era otra que convertir a Navarra en una provincia más del reino español, una provincia más probablemente sin Convenio Económico, sin competencia y sin instituciones propias, porque esto es lo que Ciudadanos lleva tiempo reclamando”.

La parlamentaria de Orain Bai Laura Pérez ha afirmado que tras el acuerdo entre UPN, PP y Ciudadanos, “urge un llamamiento a la construcción de un polo crítico y reivindicativo que apueste por la defensa de las clases populares y por el fin del régimen del 78”. “Las fuerzas del cambio no se pueden limitar a presentar una candidatura unitaria al Senado con un programa minimalista y ambiguo. Es necesaria una candidatura de unidad popular, amplia, plural, basada en un programa claro, que reivindique la soberanía de Navarra y nuestro derecho a decidir”, ha indicado.

Por su parte, la portavoz del PSN, María Chivite, ha señalado que en las elecciones habrá “tres espacios diferenciados”. “Por un lado la derecha, que se une cuestionando incluso el modelo autonómico, por otro lado el nacionalismo aglutinado en torno a una candidatura -al Senado-, que tampoco salvaguarda el autogobierno, y luego el espacio político de izquierdas liderado por el Partido Socialista”, ha señalado. María Chivite, ha defendido que el PSN es “el único partido que quiere una Navarra y una España más social, y una Navarra que avance en autogobierno, pero dentro del marco de España y mirando a una Europa más social”.