El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha ofrecido este martes a Pablo Casado un gobierno de coalición para expulsar al PSOE de La Moncloa. Se trata, según Rivera, de elegir entre un gobierno del PSOE arropado por los independentistas o un bloque de gobierno como el que ya existe en Andalucía ante la amenaza de los que «quieren liquidar España». Por su parte, el aludido ha calificado de «buena idea» intentar un gobierno que no incluya «a socialistas, comunistas e independentistas», pero ha lamentado que «durante un mes se haya rechazado la propuesta del PP» de sondear listas conjuntas, lo que significa que, una vez se han publicado en el BOE «no se pueda hacer nada para cualquier estrategia conjunta».

Casado vaticina un mes de campaña apelando al voto útil, entendido «no como un voto del miedo, sino un voto necesario, de unidad, imprescindible para no reeditar esta pesadilla que durante ocho meses nos ha hecho ver que en España mandaba un personaje como Quim Torra». En un tono más duro, fuentes populares recuerdan que «si dividimos el voto no hay suma posible» y que el líder de Ciudadanos ha llegado a rechazar una coalición preelectoral hasta en el País Vasco «donde ellos nunca consiguen representación».

«Ahora ya es tarde», dicen en Génova sobre la posición de Rivera

En definitiva, «Rivera podría haberlo pensado un día antes de que acabe el plazo de candidaturas. Ahora ya es tarde hacer una coalición entre partidos antes de las elecciones».

Rivera ha tendido este martes la mano al líder del Partido Popular, Pablo Casado, para formar un frente común tras las elecciones que tenga como objetivo atajar una situación que ha calificado como «emergencia nacional»: echar a Pedro Sánchez del Gobierno de España. «Creo que es una emergencia nacional enviar a Sánchez a la oposición», ha sostenido Rivera, que se ha ofrecido a colaborar con los populares para echar a los socialistas «y a los que quieren liquidar España» del Ejecutivo.

«O Sánchez» con un nuevo Gobierno «Frankenstein» o «Ciudadanos con el PP», ha resumido el líder de la formación naranja, que ha considerado que es «mejor que Ciudadanos encabece ese Gobierno» porque es la única garantía de que al frente del mismo habrá un «partido moderno, liberal, abierto y europeísta»