Isabel Celaá, la portavoz del Gobierno, ha desatado el jolgorio ante la prensa en Moncloa al presentar las novedades sobre las «especies exóticas invasoras». La ministra de Educación y Formación Profesional no ha podido contener la risa a la hora de enumerar esas nuevas especies y ha contagiado las carcajadas a los asistentes a la rueda de prensa.

«Hemos aprobado un real decreto por el que se regula el catálogo de especies exóticas invasoras. Lo comento porque tiene algunas cuestiones exóticas también», ha arrancado Celaá ya entre risas. «Se trata… parece… supone añadir al catálogo nacional tres reptiles, un mamífero y dos plantas. El mamífero es el cerdo vietnamita y los reptiles son la pitón real y la tortuga de florida. Y la planta ya… La planta está por aquí», ha añadido a carcajada limpia.

Lo curioso es que no tenía el nombre de la planta invasora apuntado. «Debe ser carnívora», ha concluido antes de ceder la palabra a la ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet.

Poseer, transportar, traficar o comerciar con ejemplares vivos de cerdos vietnamitas, serpientes pitones, tortugas de Florida o varanos de la sabana y dos plantas quedará prohibido en España a partir del 1 de enero de 2022, de acuerdo con el Real Decreto aprobado este viernes por el Consejo de Ministros a propuesta del Ministerio para la Transición Ecológica, informa Europa Press.

La normativa permite mantenerlos después de esa fecha, siempre que los dueños comuniquen a la comunidad autónoma correspondiente su tenencia y esta fije unas condiciones de control, tales como su esterilización, marcaje o una declaración responsable de que no se liberarán al medio ambiente ninguna de estas seis especies.

En el marco de este Real Decreto, el Ejecutivo ha aprobado también la lista de especies exóticas invasoras «preocupantes» para Islas Canarias, con 48 especies, según obliga la Unión Europea para las regiones ultraperiféricas, por sus singulares características biogeográficas y climáticas y por su lejanía, insularidad y el carácter único de su biodiversidad.