Un niño de cuatro años y su madre han muerto en el incendio doméstico ocurrido a primera hora de este jueves en una vivienda de L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona), según han informado los Bomberos de la Generalitat. En el incendio, declarado a las 6.30 de la mañana, también ha fallecido un bebé, que en un primer momento requirió maniobras de reanimación por parte de los sanitarios del Sistema de Emergéncias Médicas (Sem) y fue trasladado al Hospital Sant Joan de Déu en estado de «crítico máximo». Allí falleció poco después. Además, hay dos heridos por inhalación de humo.

El incendio se ha iniciado en la cuarta planta de una vivienda de la calle Riera Blanca y en él han trabajado siete dotaciones de los bomberos, ocho unidades del Sistema de Emergéncias Médicas (Sem), entre ellas una pediátrica, Mossos d’Esquadra y Policía Local.

Fuego con «mucha virulencia»

El primer teniente de alcalde de L’Hospitalet, Francesc Belver, ha señalado, también en declaraciones a los medios, que el fuego ha afectado con «mucha virulencia» a la vivienda, que ha quedado gravemente afectada. Los servicios sociales municipales están atendiendo a los vecinos del resto de viviendas, a los que se ofrecerá realojamiento temporal si los bomberos y el técnico municipal determinan que deben abandonar el edificio.

El teniente de alcalde ha felicitado a los servicios de emergencia por la «máxima velocidad» con la que han actuado en el incendio, al que también ha acudido la Guardia Urbana de Barcelona, ya que el edificio se encuentra en la frontera entre ambas ciudades. Belver ha señalado que todavía no se conocen las causas que han desencadenado el incendio.