La portavoz del Govern de la Generalitat, Meritxell Budó, ha protagonizado una nueva polémica este martes al tratar de negarse a responder preguntas en castellano durante una rueda de prensa. Budó ha interrumpido a la periodista de Antena 3 Blanca Basiano, cuando ésta le preguntaba en castellano por su posición sobre la posible investidura de Ada Colau en Barcelona, y le ha reprochado que las únicas preguntas en castellano que se permiten son reformulaciones de preguntas previamente realizadas en catalán.

“En el turno en castellano lo que se hace habitualmente en esta sala es explicar y repetir lo que se ha preguntado en catalán, no hacer dos ruedas de prensa paralelas. Lo que les pediría es que en el turno en castellano se limiten a lo que se ha preguntado en catalán y en cualquier caso si quieren hacer otro tipo de preguntas primero las hagan en catalán y después las repetimos en castellano. Esto siempre ha sido una norma, lo saben perfectamente”, ha asegurado durante su intervención Budó, ante la estupefacción de los periodistas.

No es cierto que exista la “norma” a la que se refiere Budó, que posteriormente ha tenido que rectificar. La dinámica habitual en las ruedas de prensa del Govern es comenzar con preguntas en catalán de radios, televisiones y prensa escrita. Al final, se realiza un turno de preguntas en castellano en la que los periodistas, lógicamente, tienen libertad para cuestionar por los temas que consideren oportunos. Ocurre que, en ocasiones, se pide que se repitan algunas de las preguntas anteriormente respondidas en catalán para obtener cortes limpios para las radios y televisiones.

Budó, en realidad, trataba de evitar clarificar sus declaraciones de este fin de semana en El Punt Avui, donde denunció una “operación de Estado” para tratar de investir a Ada Colau con los votos del PSC y de Manuel Valls, y afirmó que el independentismo debía articular una “respuesta de país” si eso sucedía.

Incluso Gabriel Rufián afeó la posición de la portavoz y denunció públicamente sus palabras. “Por muy mal que me parezca y por muy poco que me guste ver a Colau probablemente investida con los votos de un tipo que deportó a 10.000 personas en Francia, ella, él y cuanto representan también es parte del país”, escribió en Twitter el político, asegurando que el “tipo de lenguaje” utilizado por Budó en la entrevista “sólo resta”.